2015 — VERKAMI: 5 años haciendo historia del crowdfunding
×

Iba Andando, Barrichello y Come on Daniel (El largo camino hasta 1976. Parte 1 de 2)

Esta entrada del blog no es para venderte nada. Tan solo me apetecía escribir y compartir el periplo de los últimos años hasta que hemos conseguido grabar 1976. Si tienes tiempo y te apetece leer, entenderás mejor todo lo que rodea al primer álbum de Atlàntic. Si no, simplemente óbvialo. El relato se me ha ido un poco de las manos, así que lo he dividido en dos post. Espero que os guste…

He estado pensando acerca de si esta entrada en el blog era necesaria. Y seguramente no lo es, pero aún así seguiré adelante. Me servirá para hacer memoria, que siempre es importante, y segundo también espero que estas palabras sirvan de homenaje y agradecimiento a todas aquellas personas que me han acompañado en los distintos proyectos musicales que han terminado por desembocar en Atlàntic y 1976. Porque como cantaban Manel, ‘ens ha costrat déu i ajuda arribar fins aquí’, pero ha valido la pena…

Antes incluso de que se disolviera Iba Andando (pequeño cataclismo personal que sucedió en el verano de 2010) ya habíamos planeado poner en marcha Moonflower, rescatando de un cajón las canciones de María (López). Comenzamos como Moonflower & the Sidewalkers (así nos presentamos a un Troglogló Nico Roldán, Jose del Olmo, María y un servidor). Es curioso, sacamos a la luz aquellas magníficas composiciones y al mismo tiempo guardábamos en el baúl las canciones que nunca se publicaron con Iba Andando. Es cierto que editamos un pequeño EP de tres temas, pero quedó pendiente la publicación del disco. Estaba todo listo, aunque aquello ya es pasado…

Por cierto, meses antes de finiquitar Iba Andando se unió a la banda Vicente Prats, con el que fue superdivertido tocar. Con él grabamos parte de aquel último EP, llamado Restart. Como veía que Vicente se nos iba a marchar más pronto que tarde (es indomable), le propuse comenzar a tocar sus canciones y recuerdo que llevamos al directo un par de ellas. Pero aquello no logró retenerlo… Años después hemos disfrutado de sus dos primeros discos (dos LP’s sensacionales). Me sigo preguntando si aquel pequeño empujón que le dimos a sus canciones en Iba Andando contribuyó a que más tarde se animara a montar su propia banda.

2010. Grabando Restart en el local de ensayo con Vicente Prats.

No pasarían muchos meses hasta que de nuevo busqué un nuevo estímulo musical complementario a Moonflower, aunque yo no quería llevar el mando. A finales de 2010 se gestó un grupo a medio camino entre Valencia y Ontinyent en el que estábamos María y un servidor (Josep), además de tres exKepler (Héctor Campos, Sònia Belda y Javier Parra). Se llamó Barrichello, como el eterno segundón de la Fórmula 1. En los tres o cuatro ensayos improvisados que llegamos a hacer completos salieron unos cinco-seis temas, que cantábamos Sònia y, los menos, yo. Algunos los escucho hoy y no están mal. Y aunque Ontinyent está ahí al lado, la distancia acabó por diluir aquella aventura. La amistad sigue intacta.

Aquel pequeño escarceo musical reactivó en mi cabeza la idea de montar de nuevo una banda con mis propias canciones, aunque para ser sincero lo hice sin demasiada convicción y ganas. En 2011 comencé a componer de nuevo canciones y recuerdo que a aquel grupo pensé en llamarlo ‘Come on Daniel’, por una canción de The Wave Pictures. En realidad cuando escuchaba el estribillo entendía ‘la montaña’ en lugar de ‘Come on Daniel’. Me hizo gracia y pensé en ponerle a la banda La Montaña, pero los hermanos Parra (Buzo, Comadreja Mambo) crearon una pequeña discográfica «online» a la que llamaron precisamente La Montaña y me fastidiaron, sin ellos saberlo, el nombre para la banda…

Al final descarté usar La Montaña y Come on Daniel y seguí componiendo canciones sin tener nombre para este nuevo proyecto. Lo de los nombres de las bandas siempre me ha atormentado y nunca he estado realmente satisfecho con ninguno.

Seguía buscando compañeros de aventura… Recuerdo un tiempo que estuvimos tocando como power trío Edu Sabio (Individual), María y yo. Y en aquella época me motivé bastante porque comenzaron a sonar ya algunas de las canciones que están ahora en 1976, pero duró poco tiempo, en parte porque no lo dedicábamos mucho a aquella ‘No band name’. Como Moonflower funcionaba bien, anulaba un poco mi deseo de liarme en serio con otro grupo.

(El desenlace en la próxima entrega)

0 comentarios en esta entrada
  • No hay comentarios
Añade un comentario