❗️ In order to use Verkami you must do it from another browser. Install or enter from: Microsoft Edge, Chrome or Firefox. Microsoft has stopped updating the Internet Explorer browser you are using and it is no longer compatible with most websites.

You are reading Un Trineo de Viento en la Antártida Inexplorada

Un Trineo de Viento en la Antártida Inexplorada

on December 19, 2018 in Verkami Stories

El Trineo de Viento es un invento del explorador polar Ramón Larramendi. Lo creó el año 2000 con el objetivo de probar si era posible aprovechar la fuerza de los vientos polares para navegar por el hielo, como un reto para la exploración geográfica y la aventura. "Pero con el tiempo su finalidad ha cambiado", explica Rosa María Tristán, jefe de prensa de Antártida inexplorada 2018-2019, expedición liderada por Larramendi que cuando leas esta entrevista se encontrará explorando el Polo Sur con el Trineo de Viento como principal herramienta de navegación pero también de trabajo. "Actualmente el trineo de viento se ha convertido en una plataforma científica única en el mundo, un laboratorio móvil en el que recoger pruebas de los cambios que están experimentando los territorios polares y a los que acceder con otros medios tradicionales motorizados, además de la impacto que generan, supondría un coste económico imposible de asumir por un sistema científico como el nuestro y el de muchos otros equipos de investigación en el mundo". Un proyecto de increíble relevancia que se ha terminado de desarrollar gracias a un exitosa campaña en Verkami.
Texto: Oriol Rodríguez

¿Quién es Ramón Larramendi?

Ramón Larramendi es el explorador polar español que más expediciones y kilómetros ha recorrido en el Ártico y la Antártida en la historia de este país por sus propios medios. Es mítica su expedición Circumpolar, que duró tres años, entre 1990 y 1993, y le llevó desde Groenlandia hasta Alaska. Ha estado varias veces en el Polo Norte y en el Polo Sur. La expedición Antártida Inexplorada 2018-2019 ahora en marcha es tan pionera como su promotor porque es la primera campaña científica mundial que se realiza con un vehículo cero emisiones, capaz de llevar 2.000 kilos de peso a lo largo de 2.000 kilómetros. Es la apuesta por la 'ciencia limpia' y una gran aventura de exploración en una de las zonas más desconocidas e inhópsitas de la Tierra.

Y este vehículo de cero emisiones es el trineo de viento

La diferencia fundamental es que no consume ningún combustible fósil. Todas las expediciones de miles de kilómetros, como ésta, en el interior de la Antártida suponen la organización de grandes convoyes de vehículos oruga y por tanto de miles de litros de combustibles contaminantes. Son convoyes cuyo transporte es muy costoso. El Trineo de Viento está formado por una plataforma hecha por tres módulos compuestos por 18 raíles y casi 300 travesaños de madera unidos por cuerdas, que se desmonta totalmente y pesa sólo unos 500 kilos. Esa plataforma es totalmente articulada para adaptarse a las irregularidades del terreno. En el primer módulo lleva encima una tienda de campaña para los pilotos, el segundo es módulo de carga y en esta ocasión lleva una estructura para los dispositivos científicos que llevamos abordo y la carga, y el tercero lleva otra tienda que es la de habitabilidad, donde habitamos. Toda la estructura se mueve gracias al empuje de grandes cometas manejadas con poleas por los pilotos.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Ramón Larramendi, Hilo Moreno, Manuel Olivera y Ignacio Oficialdegui
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Ramón Larramendi, Hilo Moreno, Manuel Olivera y Ignacio Oficialdegui

Seguramente el trineo de viento ha variado mucho desde su primera versión.

Si, ésta es la décima expedición del Trineo de Viento. A la Antártida es la tercera, si bien la primera con el vehículo en su última configuración, dado que ha mejorado mucho desde la primera, en 2005. Los últimos años (2014, 2016 y 2017) ha realizado tres expediciones al interior de Groenlandia, todas exitosas, que han servido para incorporar innovaciones que ahora son fundamentales en esta Antártida Inexplorada. En 2017, el equipo del Trineo de Viento colaboró con una importante base científica plurinacional en el Ártico, EastGrip. Nuestro objetivo es que, al igual que el Programa Polar Español tiene dos bases en sendas islas de la Península Antártica, incoropore el Trineo de Viento como una infraestructura móvil que los investigadores españoles puedan utilizar y que pueda ofrecer, asimismo, a la colaboración científica internacional.

Sin embargo, el proyecto en Verkami surgió por una expedición muy concreta, esta Antártida inexplorada que actualmente se está llevando a cabo en el Polo Sur.

La expedición Antártida Inexplorada es de promoción privada, aunque hace ciencia pública, y por ello necesitábamos fondos para su puesta en marcha, Una parte importante era tener recursos para construir un Trineo de Viento totalmente nuevo, y gracias al crowdfunding con Verkami los conseguimos. Ahora, los cuatro expedicionarios están ya en el interior de la Antártida, iniciando su navegación hacia el domo Fuji.

"El Trineo de Viento es una apuesta por la ciencia limpia"

Más allá de Ramón Larramendi, ¿quién forma parte del proyecto y la expedición?

Ignacio Ofiicialdegui, que es biólogo y experto en energías renovables, Manuel Olivera que es ingeniero industrial e Hilo Moreno, que es guía de los científicos polares españoles en Base Juan Carlos I, donde ha ido los 10 últimos años.

¿Qué objetivos os habéis marcado con esta expedición?

Nuestro objetivo es cumplir el recorrido con éxito. Después alcanzar el domo Fuji, a 3.830 metros de altitud. Pero sobre todo cumplir con los objetivos científicos que tenemos marcados por los 10 proyectos científicos que participan en la expedición, entre los que hay algunos de la Agencia Espacial Europea, de la Universidad de Maine, de varias universidades españolas y de la Aemet.

¿Cómo descubristeis Verkami?

Ya la conocíamos, pero nos decidimos por ella tras la buena experiencia de un amigo y colaborador llamado Paco Gómez que ya había realizado campañas con Verkami y nos lo recomendó

¿Por qué os decidisteis por financiar el proyecto a través del micromecenazgo?

Porque necesitábamos fondos y también porque queríamos implicar a la sociedad en un proyecto que pensamos que es muy atractivo para la divulgación de la ciencia, de la innovación y la exploración.

¿Hubiera sido posible financiar la expedición con recursos y sistemas más ... tradicionales?

Hemos buscado también otros recursos porque con lo recaudado en el crowdfunding no hubiera sido suficiente. Los dos grandes patrocinadores de Antártida Inexplorada sonla Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y la agencia de viajes del propio Ramón Larramendi, Tierras Polares. Además, la Agencia Espacial Europa ha contratado al Trineo de Viento para desarrollo de unos trabajos científicos con el programa Galileo. Una expedición polar es muy cara, cuesta millones de euros. Con nuestro proyecto el coste es 10 veces menor, pero aún así es costoso.

"Esta es una gran aventura de exploración en una de las zonas más desconocidas e inhópsitas de la Tierra"

¿Qué ha aportado el micromecenazgo al mundo de la ciencia y la investigación?

Creo que es un estímulo importante para divulgar la importancia que tiene invertir en la investigación. Gracias al micromecenazgo se consiguen sacar adelante proyectos que de otro modo no tendrían futuro. Lo ideal sería que las inversiones públicas o privadas en investigación fueran suficientes, pero como no es así, ésta es una buena fórmula para que la sociedad se sienta partícipe de los muchos logros que consiguen nuestros científicos.

¿Cómo diseñasteis la campaña?

Hicimos un plan de comunicación muy completo, que incluyó una potente campaña en nuestras redes sociales, iniciada desde días antes para generar expectativa, así como notas de prensa que dieron lugar a que se publicaran noticias sobre la campaña en los medios de comunicación y a numerosas entrevistas con sus protagonistas.

¿Cómo viviste los 40 días?

Intensamente. Sobre todo los primeros días, fue muy gratificante ver cómo tantas personas participaban con sus aportaciones, unas más grandes y otras más pequeñas pero todas fundamentales.

Factor clave en toda campaña, ¿cómo fue la relación con los mecenas?

Intentamos que fuera fluida y mantenerles informados a través de mensajes. Muchos de ellos nos siguen por las redes sociales de Ramón Larramendi y hemos tenido mucho 'feedback' de muchos de ellos. Cuando finalmente presentamos el Trineo de Viento en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, el pasado 15 de noviembre, algunos vinieron desde varios puntos de España a conocer a los expedicionarios y ver el vehículo. Fue muy emocionante y estamos muy agradecidos.

Os marcasteis un objetivo incial de 21.000 euros que superasteis sobradamente. ¿Cuál creéis que fue la clave del éxito?

Indudablemente, se trata de un proyecto que lo tiene todo: aventura, innovación, ciencia, compromiso ambiental... Pero fue clave también la potente campaña de comunicación que hicimos con el lema #SúbeteAlTrineoDeViento. No se paró durante los 40 días y logramos que mucha gente con muchos seguidores nos ayudaran en su difusión.

¿Materializasteis todos los objetivos que os propusisteis con el micromecenazgo?

Si, de sobra. Además de los fondos, que como decías se superaron, la implicación de los mecenas continúa y aún hoy siguen día a día la expedición en la Bitácora que tenemos en la web del Trineo de Viento (www.trineodeviento.org), que animo a seguir a todo el mundo. Además, fue una iniciativa que aumentó su difusión pública.

 Verkami acompaña la expedición en la Antártida en uno de los travesaños del trineo de viento!
Verkami acompaña la expedición en la Antártida en uno de los travesaños del trineo de viento!

¿Qué consejo darías a aquellos que como vosotros quieren impulsar su proyecto a través del micromecenazgo?

Que lo intenten porque es posible conseguir los objetivos y es tremendamente gratificante ampliar la base social de iniciativas innovadoras, creativas o solidarias, que de otro modo lo tendrían muy difícil. Es fundamental tener una buena campaña para que se mueva en redes y en medios el micromecenazgo porque ahora mismo hay muchos y lo importante es sobresalir logrando llegar al público potencial interesado en el tema que se trate.

¿Qué es lo que más os ha gustado de toda esta experiencia?

Evidentemente, lo que más ha sido conseguir e incluso superar nuestros fines en el tiempo previsto. De hecho, aún hay gente que quiere colaborar con el proyecto.

¿Y lo pueden hacer?

Sí, lo pueden hacer a través de nuestra web.

Seguro que no todo es bonito. ¿Qué es lo que menos os ha gusta de la experiencia del micromecenazgo?

Seguramente la presión que se siente cuando comienza a bajar el rítmo de incorporación de mecenas y crees que no vas a llegar a lo marcado y, por tanto, quedarte sin nada, pero esos momentos se superan buscando aliados. En general, ha sido todo positivo.

¿Habrá más expediciones en el futuro? ¿Volveréis a recurrir a Verkami?

Por supuesto que habrá más expediciones. La próxima el año que viene y si necesitamos fondos, como será, claro que recurriremos a Verkami, de los que hemos recibido un gran apoyo durante la campaña. Su implicación con el Trineo de Viento ha sido grande, algo que agradecemos todos los del equipo.

La Expedición “Antártida Inexplorada 2018 – 2019” sobre el mapa

+INFO

Campaña crowdfunding - PRIMERA CAMPAÑA ANTÁRTICA DEL TRINEO DE VIENTO

Facebook para seguir la expedición

Web Trineo de Viento | Web Ramón Larramendi | Web Hilo Moreno

0 comments

Log in or Sign up to comment this entry.

Cookies help us to offer our services. Continuing to browse entails acceptance of their use.