❗️ In order to use Verkami you must do it from another browser. Install or enter from: Microsoft Edge, Chrome or Firefox. Microsoft has stopped updating the Internet Explorer browser you are using and it is no longer compatible with most websites.

Las horas invisibles, nuevo disco de David Moya

Mi nuevo disco 'Las horas invisibles' necesita de vuestro apoyo para ver la luz. Nos falta mezclar, masterizar y editar. Se trata de mi sexto trabajo y está producido por Diego Cantero (Funambulista). Son 11 canciones de amor, ausencia y crítica social, con una producción fresca que os encantará!

David Moya

A project of

Category

Created in

0
seconds
143
Pledges
3.753€
From 3.200€
Contribute to the project

Choose your reward

Las horas invisibles es mi sexto trabajo discográfico. Se trata de una obra musical formada por 11 temas inéditos, compuestos por mí (letra y música) durante los dos últimos años. La producción artística y la mayoría de los arreglos corren a cargo de Diego Cantero (Funambulista). El disco cuenta con colaboraciones instrumentales y vocales de artistas de la talla de Marwan, Paco Cifuentes, Alejandro Martínez o Marino Sáiz y ha sido grabado en su mayor parte en Murcia por el ingeniero Raul de Lara.

Actualmente el trabajo está grabado pero queda pendiente la mezcla, el mastering, el diseño gráfico del arte del cd así como la edición física del mismo (en formato digi-pack). Estas tareas han de ser completadas antes del 4 de octubre, fecha prevista para la presentación oficial del disco en la sala "Libertad 8", de Madrid.

Sígueme en facebook y en twitter.

Para conocer bien toda mi obra, escuchar mis discos, leer mis textos y estar al día de mi trabajo, visita mi web oficial.

También podéis visitar mi canal oficial de vídeos

A QUÉ DESTINAREMOS VUESTRAS APORTACIONES

Hasta la fecha he ido costeando los gastos derivados de los músicos y el técnico, así como del alquiler del estudio, para la grabación. Llegado este punto, preciso recaudar, sin otra fuente de financiación adicional, la cantidad que me marco como objetivo para sufragar los gastos derivados de la producción, mezcla y mastering, el diseño gráfico del arte del cd y la edición física de 1000 copias en formato digipack.

CALENDARIO

Las recompensas se entregarán a partir del día 4 de octubre, fecha concertada para la presentación del trabajo en Madrid y comienzo de una gira que estoy programando para recorrer las principales salas de España donde tiene cabida la canción de autor.

FAQ

There are none published yet.

Do you have any other queries or questions?

3 comments

If you are already a sponsor, please Log in to comment.

  • David Moya

    David Moya
    Author

    over 8 years

    Hola, Ruth:

    Justo ayer leí tu nombre mientras preparaba la lista de envíos. La semana que viene lo haré a la dirección que me facilitaste en su día.

    Disculpa la tardanza, pero es un trabajo lento pues sois más de 140 los mecenas. Pero tranquila, que ya casi está en camino.

    Un saludo y gracias una vez más por tu colaboración.

    David

  • Ruth

    Ruth

    over 8 years

    Buenos días, aporté 15€ para este proyecto y no me ha llegado todavía el CD. Quedo a la espera de que me digais algo. Un saludo.

  • Fabiola Ganivet_Cantautora

    Fabiola Ganivet_Cantautora

    over 8 years

    Suerte David!

Go back to all the updates

#02 / CAFÉ SIBERIA

Llegaba al bar rozando la hora de cierre. Así fue durante un año; en ocasiones, semanas completas. Desaparecía a intervalos, pero terminaba por volver a su rutina nocturna y solitaria, que acabó siendo compartida. Tan sólo una vez me indicó lo que deseaba beber. Desde entonces, le servía lo suyo al poco de verlo aparecer. Se acobada silencioso en la barra mientras yo ponía boca abajo sillas y taburetes para poder barrer el suelo. Enseguida sacaba una libreta de su bolso de piel gastado y comenzaba a garabatear sin continuidad, levantando cada tanto la mirada del papel para dirigirla a ningún sitio. También una única vez me preguntó, bajada ya la persiana, si podía sentarse al piano.

Aprendí a fregar despacio, con idéntica y parsimoniosa cadencia a la de las melodías que le arrancaba, regalándome la falacia de estar cuarenta años atrás en The Troubadour. Esta ciudad no tiene orillas, ni se puede ya fumar en los bares. Sin embargo, me gustaba imaginar los rostros de Kerouac o Bukowsky en las fantasmales nubes que nacían del cenicero que le dejaba sobre el piano, gesto que solía agradecer con un rácano movimiento de cabeza, sin apartar la vista del teclado. Nunca me pidió una opinión acerca de cada nueva canción, la mayoria de las cuales nacían en la penumbra del Café Siberia, pero sé que buscaba mi aprobación. Tocaba errático, incoherente, hasta que me sentaba a su lado, terminada la faena, con mis dos dedos de ron añejo y mi bolsa de tabaco. Entonces, sin mirarme, como de costumbre, abría la boca para entonar estrofa, estribillo, de nuevo estrofa y estribillo, una parte C (sólo algunas veces) y rematar con un último estribillo. Aguantábamos la respiración lo que duraba el sustain del último acorde, al que sucedía el movimiento sincronizado de nuestros brazos buscando en el cenicero los pitillos a medio consumir. Reconozco que al comienzo de nuestra contemplativa relación me sentía algo incómodo cuando al terminar la interpretación de un tema que yo escuchaba por vez primera meditaba si debía aplaudir (que era lo que me pedía el cuerpo) o realizar algún tipo de valoración verbal. Pero pronto comprendí mi papel y lo prescindible que era todo salvo mi presencia.

En muchas ocasiones, sobre todo al principio, estuve a punto de romper nuestro pacto de silencio no sellado en un afán por saciar mi curiosidad. ¿Quién o quienes eran aquellas chicas de las canciones, culpables de dichas y ausencias? ¿A dónde llevaban los kilómetros de carreterra a los que hacían referencia? ¿Cómo y dónde vivía? ¿Cuál era la historia de ese pasado que le atormentaba de tanto en tanto? ¿Por qué creía en lo que creía y se rebelaba contra lo que se rebelaba? Pero nunca lo hice; lo consideré algo así como una traición, una tentación que rebasaría los límites de nuestra relación si caía en ella. Así que fabriqué mi propia versión para responder a cada interrogante; diseñé una realidad a base de ficción e hipótesis, empezando por su nombre, aunque nunca me hizo falta pues hasta este momento, no he hablado a nadie de él. ¿Para qué? ¿Quién lo iba a entender? Supuse que sus ausencias durante días o semanas se debían a giras o a periodos que pasaba en compañía de un amor lejano, pero de esto no tuve certeza alguna.

Algunas noches, generalmente tras regresar de una de sus misteriosas desapariciones, se le veía más hermético y atormentado que nunca. Se quedaba en la barra, bebiendo despacio, como buscando una respuesta que se ahogara en el fluido alcohólico sin llegar a completar un mensaje. Otras, sin embargo, se le veía tranquilo, impregnado de cierta paz pasajera que presagiaba acordes mayores, ritmos vitales y versos frescos, rebosantes de ironía y esperanza. Esas noches jugaba con las canciones propias y ajenas sobre el escenario a media luz y hasta yo me atrevía con algún estribillo, sumándome a su voz recién planchada, a su presencia salida del túnel de lavado. No sacaba la libreta, no precisaba escribir. Se limitaba a vivir el momento, como harto de sentir en diferido.

En cuanto levanté la persiana tras escuchar unos nudillos que la golpeaban, supe que no le volvería a ver. Creo que ni siquiera lo pensé, pero tiempo después sé que lo sabía. La mujer que apareció desde los pies a una corta melena rubia me miró un instante sin abrir la boca para luego enfocar hacia el fondo del local y detenerse toda una vida en la espalda del hombre sentado al piano. Volvió sus cansados ojos marrones hacia los míos y mi cabeza completó el trámite de asentir, tras lo que se deslizó hipnótica y silenciosa hacia el que parecía ser el puerto donde al fin atracar tras un viaje eterno. Soltó el bolso y la chaqueta sobre la silla que ocupé durante un año. Se quitó los zapatos de tacón al pie de la tarima mientras el músico se desplazaba hacia la izquierda del banco, sin alterar ni un ápice su postura ni girarse. Ella se acomodó a su derecha, rozándose ambos por el costado, y comenzó a tocar con él la canción que venía interpretando. Las cuatro manos sobre el piano se dijeron todo lo que callaron sus rostros. Yo observaba atónito la escena, pegado aún a la puerta, con las llaves en la mano, sintiendo por primera vez en mi vida que existía dentro de una escena de película en blanco y negro: el eterno actor secundario en su papel de barman. Hasta me miré la piel de manos y brazos para comprobar que seguía siendo blanco. Imaginé al piloto de una avioneta consultando nervisoso su reloj, la lluvia cayendo a jarros y al policía corrupto que se gana finalmente al espectador cuando saca dos pasaportes falsificados del bolsillo. Sonreí para mí mismo, brindé con nadie y me marché bajando la persiana pero dejando el candado abierto.

Dejé el Café Siberia hace unos meses. He decidido intentarlo con la música. Pero sigo yendo con cierta frecuencia a escuchar algún concierto y a buscarme en el fondo de las copas que apuro. Cuando al llegar la hora de cierre me puede la nostalgia, me siento al piano. Trato de recordar aquellas canciones pensando que siguen allí atrapadas, huérfanas de autor, a la espera de ser adoptadas por alguien que las entienda y las necesite, que las indulte de la condena a muerte que es el olvido. He de decir que están de suerte. Esta noche al llegar al bar, mi antiguo jefe me ha hecho entrega de un paquete sellado en otro país y que deduce es para mí, no porque vaya a mi nombre, sino porque va dirigido al "camarero que probablemente ya se ha atrevido a ser quien es y no aceptará más papeles de secundario".

Pasan las tres de la mañana. El joven que hace de mí en la secuela me sirve dos dedos de ron. La persiana está a medio bajar. Me trae un cenicero y sigue a sus tareas. Acaricio el envoltorio antes de romperlo, sentado en la banqueta del protagonista. Tengo entre mis manos una libreta que conozco bien. En la portada se lee: "Las horas invisibles". No me hace falta comprobar el contenido. Sé que dentro hay un año de canciones enmarcadas cada una en su historia, en la de verdad, no en las que yo imaginaba; los pensamientos de cuya transcripción fui testigo accidental en un principio y deliberadamente escogido por el autor a continuación. Sé, sin necesidad de una aclaración que en ningún caso esperé, que ahora están en mi poder porque él ya no las necesita, porque uno vive o escribe, y él debe estar viviendo, por fin. Sé también que son un regalo para mí y un acto de piedad con la memoria.

2 comments

Log in or Sign up to comment this entry.

  • juanan

    juanan

    over 8 years

    Las horas invisibles estarán siempre esperándonos, pero a qué lado y de qué camino, tan llenas de preguntas, de noches insomnes que igual que odiamos también amamos, pues nos llenan las libretas de versos, de historias que parecían nada y son el principio de todo.

    Horas compartidas y carreteras por donde aún no hemos pasado. Abrazos que se acomodan en los huecos que dejas entre las palabras que escribes, que parecen invisibles, pero son tanta luz adentro, tanto deseo de nunca frenar, de nunca dejar de tocar ese pentagrama constelado de sueños en el que tú, aún no lo sabes, escribes calma, comprensión, aciertos.

  • CHUCHO

    CHUCHO

    over 8 years

    animo chavalllllllllllll espero que sea el bombazo de esta navidad jejeje ;)

#05 / De la "espera" a la "esperanza"

La incertidumbre pasa a ser una certeza. La espera se transforma en esperanza. Los 143 mecenas que habéis colaborado en este proyecto sois, en buena medida, responsables del estado de ilusión que me invade.

Ahora comienzan realmente a transcurrir "Las horas invisibles". Miro hacia adelante e intuyo meses de viajar para mostrar el trabajo, de entrevistas para radio y prensa escrita, de recibir vuestras valoraciones del disco, de conciertos en los que me arropará el calor cercano de vuestra presencia... Anticipo todo esto a sabiendas de que será aún mejor de lo que imagino. Me siento orgulloso del resultado y con muchísimas ganas de mostrarlo, de compartirlo.

Regresar a las ciudades donde se me espera, llegar por vez primera a algunas y sorprenderme, vestir el repertorio con una banda en alguna presentación que otra, poder… read more

#04 / GIRAR LA LLAVE, HABITAR LO INVISIBLE

En la primera entrada del blog os hablé del origen de "La horas invisibles", del momento exacto en que verbalizo la decisión de hacer este disco. Ahora siento que me toca hablaros, intentando ser lo más preciso que pueda con mi lenguaje escrito, de qué son para mí "Las horas invisibles".

Empecemos por el final, por la imagen que veis. Alicia tiene que decidir si sigue al conejo blanco y se adentra en la madriguera. Si bien fue Martín Acosta, el diseñador del arte del cd, quien me hizo visualizar esta escena, es algo que ha estado latente desde el principio. Wonderland o "Lo invisible". Neo frente a Morpheo. Pastilla roja o azul. Matrix o realidad.

Hay instantes en que sientes que te habitas. Te has desdoblado y ves desde fuera y a la vez desde dentro a ése al que todos llaman por tu nombre. Has entrado en la madriguera… read more

#03 / SACARTE A BAILAR

Están en el centro de la pista de baile. Los camareros barren el suelo y se van encendiendo las luces. A ellos les da igual, no se enteran. Se mueven despacio, en círculos. Hace ya unos minutos que no suena la música. Ella tiene la cabeza apoyada sobre el lado izquierdo del pecho de él, justo en el hueco al que dan lugar la cercanía de cuello y hombro. Nadie va a molestarles durante el rato en que el personal termina de limpiar, hacer caja y llenar cámaras.

Se puede acabar la música, pero ellos no deben dejar de moverse. Eso piensan, deslizándose a cámara lenta, con los ojos cerrados. Porque si no, el mundo se para. Se sienten el motor de un reloj de dimensiones universales. No pueden parar, todo depende ellos. Después es una palabra demasiado grande a estas alturas del amanecer que se avecina. Mejor bailar. Todo estará bien mientras nos movamos. Ella le besa suavemente en el cuello y él acaricia la nuca descubierta bajo su corta melena rubia.

read more

#02 / CAFÉ SIBERIA

Llegaba al bar rozando la hora de cierre. Así fue durante un año; en ocasiones, semanas completas. Desaparecía a intervalos, pero terminaba por volver a su rutina nocturna y solitaria, que acabó siendo compartida. Tan sólo una vez me indicó lo que deseaba beber. Desde entonces, le servía lo suyo al poco de verlo aparecer. Se acobada silencioso en la barra mientras yo ponía boca abajo sillas y taburetes para poder barrer el suelo. Enseguida sacaba una libreta de su bolso de piel gastado y comenzaba a garabatear sin continuidad, levantando cada tanto la mirada del papel para dirigirla a ningún sitio. También una única vez me preguntó, bajada ya la persiana, si podía sentarse al piano.

Aprendí a fregar despacio, con idéntica y parsimoniosa cadencia a la de las melodías que le arrancaba, regalándome la falacia de estar cuarenta años atrás en The… read more

#01 / Día 3: El origen de "Las horas invisibles"

"Las horas invisibles" iba a ser el título de una novela. Llegué a escribir un borrador del argumento y los personajes. Previamente, había sido el título de una canción que, sin embargo, a medida que fuimos produciendo temas se quedó fuera del repertorio, desplazada por alguna de las últimas composiciones pues nos parecían más redondas.

Pero hay un momento, un instante concreto en el que nace "Las horas invisibles" como proyecto discográfico. Me encontraba en Copenhague a mitad del pasado noviembre. Había viajado a este bello lugar para dar un par de conciertos. Imaginad el cuadro en tonos grises, pues os hablo del otoño escandinavo. Tras un intercambio de mensajes telefónicos que me generaron una tremenda rabia e impotencia, por el contenido de la conversación y por lo sesgado de la comunicación, decidí darme una ducha relajante. Bajo el agua se me ocurrieron un par de versos y los acompañé de una melodía, tratando de no olvidarla hasta secarme y poder agarrar la guitarra:

read more

We use our own cookies to provide website functionality and third party cookies to analyze traffic and serve targeted advertisements based on your surfing habits. You can accept all cookies by clicking “Accept” or obtain more information and set your preferences here.