2015 — VERKAMI: 5 años haciendo historia del crowdfunding
×
19 entradas en el blog Érase una veZ
Este es el blog de Érase una veZ. Aquí puedes seguir sus actualizaciones y comentarlas.

ENTREVISTA A DANIEL GUTIERREZ, COORDINADOR DE LA ANTOLOGÍA

Daniel Gutiérrez es miembro de NOCTE (Asociación de escritores españoles de terror), ESMATER (Escritores madrileños de terror) y EATER (Escritores apocalípticos de terror.
Autor de “Pesadillas de Sangre” (Ed. Seleer, 2012) y “La Profecía del Templario”, obra de aventuras medievales que se ha convertido en una de las novelas más vendidas en Amazon durante el pasado 2012.
Ha participado entre otras, en las siguientes antologías: “Historias del Dragón” (Ed. Kelonia), “Los 200 de novela negra” (Ed. Artegust), “I obra colectiva de terror de todosleemos.com” (Ed. Marlex), “II obra colectiva de ciencia ficción” de Zonaereader (Ed. Luarna), etc...
Durante este año sacará varios proyectos personales y colectivos de los que aún no puede contar nada.

Hola Dani. En primer lugar agradecerte la deferencia de contestar estas preguntillas.

Muchas gracias a vosotros, es un placer.

La primera es muy sencilla: ¿Cómo surge “Érase una veZ”?

La idea surgió de manera espontánea en un grupo de facebook llamado: ¡Yo he venido aquí a hablar de mi libro! Es un sitio donde aparte de charlar sobre literatura y lo que cada uno escribe o deja de escribir, siempre hay lugar para las bromas y el cachondeo. Un rincón virtual muy agradable. Allí, entre los autores que forman la antología, se comenzó a bromear sobre escribir un cuento (Caperucita en concreto) en versión Z. La cosa fue tomando forma, y fue David Pardo (autor de Pueblo de Sombras y Degeneración), quien puso sobre la mesa la idea de crear un compendio de cuentos clásicos con los zombis como protagonistas. La ocurrencia sentó bien y nos pusimos a ello.

Aunque sabemos que el género Z está de moda, podríais haber optado por hacer una antología similar usando otros clichés del género fosco… ¿por qué los zombis, el género Z? ¿No tuvisteis miedo de que el público se empezase a saturar de este tipo de género”?

Optamos por los zombis porque nos pareció lo más divertido, además surgió de forma muy rápida como dije antes. No nos sentamos a pensar en de que manera podríamos versionar unos cuentos para niños, simplemente nació de una pequeña tontería y comenzamos.

Sí es posible que los lectores comiencen a estar algo abrumados de tanto Z, pero en nuestra defensa, también diré, que cuando comenzamos este proyecto Blancanieves era novedad, no un clásico (entendedme la exageración). Ha sido un trayecto muy largo y muy difícil, con muchos altibajos y problemas, pero al fin, tras más de un año de trabajo ha sido posible sacarlo a la luz.

Es cierto que en los últimos tiempos ha salido de todo referente a los zombis. Cada vez es más difícil encontrar una obra original que no caiga en los tópicos de siempre, con las situaciones de siempre y los argumentos de siempre. Aun así, siempre hay excepciones, y esta antología es una de ellas, pues aunque exista gente que se escandalice por “destrozar” los cuentos que a todos nos han leído de niños, están tratados con mucho cariño, originalidad y talento.

¿Qué opinas de la polémica, siempre latente, que considera el género Z como algo de baja calidad? ¿Qué les dirías a esos detractores acérrimos para hacerles cambiar de opinión?

Bueno, polémica habrá siempre, y no pienso que los detractores del género Z cambien de opinión ahora.

Yo no creo que sea un género de baja calidad, no al menos más baja que cualquier obra de otro estilo. Hay pufos infumables de novela histórica, romántica, negra, etc... y nadie se rasga las vestiduras. Atacar a lo zombi se ha puesto de moda, da la sensación de que se es más “cool” escribiendo en un blog o en una red social que lo Z es el recurso fácil del escritor que empieza. Animaría a toda esa gente que lea a Castroguer, Loureiro, o a varios autores que participan en esta antología, como: Álamo, Sisí o Garduño. Sus libros de zombis no solo no son de baja calidad, sino que son excelentes obras que han traspasado el límite del género.

De todos modos sé que hay gente que no le gusta, lo comprendo y comparto. Evidentemente no nos puede gustar a todos lo mismo, el mundo sería un coñazo. Lo que sí pido es respeto. Respeto por los grandes autores que forman esta antología, y respeto por los que aún estamos empezando. Que no guste determinada obra, novela o antología, no le da derecho a nadie a menospreciar al resto, es tan fácil como no comprarlo. Pero sin perjudicar a colegas de letras, eso está muy feo.

Y pese a todo (me debes una caña, Juande) también hay afortunadamente una parte importante de lectores que sigue apoyando los libros y los relatos de zombis. Porque es divertido, entretiene, y te hace desconectar de todo durante un rato.

Cuéntanos un poco qué se va a encontrar el lector que se acerque a la antología.

Pues lo primero, que pasará un rato estupendo. Los relatos tienen su fuerte contenido de sangre, vísceras y sesos, como no puede ser de otra manera, pero al mismo tiempo van cargados de mucho humor negro y situaciones cómicas que estoy seguro arrancarán una sonrisa al comparar lo que se está leyendo con el cuento original.

Fuera de prejuicios, leer cómo la sirenita se va pudriendo poco a poco, ver a una sanguinaria Caperucita, a una Bella retorcida o a Blancanieves huir de los enanitos, hará que se desee leer un cuento tras otro hasta acabar el volumen. También encontraremos excelentes revisiones de otros clásicos de siempre, como Pinocho, Hansel y Gretel, Ricitos de oro, Barba Azul, Las habichuelas mágicas, Los tres cerditos, La Cerillera y El sastrecillo valiente.

¿Cómo surge la colaboración con Kelonia y el crowfunding?

Pues fueron varios golpes de suerte seguidos. Un par de semanas antes yo había hablado con Carmen Cabello en referencia a la antología beneficia de kelonia, “Historias del Dragón”, en la que algunos de los que participamos en esta de “”Érase de una veZ”, también estamos en la otra. Nuestros cuentos clásicos Z llevaban unos meses parados por distintas circunstancias, y aprovechando que había contactado con Carmen con anterioridad, lo volví a hacer para ofrecerle lo que nos ocupa. A ella le gustó enseguida, y hablamos sobre la opción del crowfunding. A mi no me pareció mala idea, y cuando lo comenté con el resto de integrantes todos estuvimos de acuerdo.

No es ningún secreto que las editoriales se muestran reacias con las antologías. No se venden todo lo bien que nos gustaría a todos, o a mi al menos, que soy gran consumidor de relatos y suelo comprarlos. Por esa razón optamos por el CF, como piedra de toque, a ver como se desenvolvía una obra de relatos Z en el mercado real. El crowfunding es un método ideal para esto. Si no gusta no hay financiación, y sin ella el libro no sale. La sorpresa vino después, cuando vimos que el primer día ya habíamos recaudado la mitad de lo propuesto.

Esto me sirve para lanzar al aire un mensaje. Hay gente muy buena escribiendo ahora mismo muchas antologías de todo tipo. Escritores e ilustradores que se están dejando la piel en proyectos interesantisimos, y que dentro de muy poco les tocará la ardua tarea de buscar editorial. A los editores, les diría que confíen en ellos, en las personas que las ponen en marcha y en los relatos que escriben. Nuestro proyecto, nuestro “Érase una veZ”, es la prueba de que las antologías hechas con dedicación, trabajo y gente comprometida, se venden igual de bien que cualquier otra obra.

¿Qué expectativas tenéis respecto a la antología?

Antes de que se supiera nada, cuando solo era un grupo secreto en facebook, muchas. Siempre nos ha gustado a todos los integrantes como iba quedando, y nos hemos involucrado en esto hasta las cejas. Creo que por eso ha quedado un producto de calidad.

Las expectativas a día de hoy, justo en el momento que estoy escribiendo esto, son mucho mayores si cabe, pues en tan solo tres días hemos superado el tope del CF, algo que nunca llegamos a pensar. Esto demuestra que lo Z no está muerto, que lo Z gusta, y que cuando algo se hace con ilusión, cariño y ganas, la respuesta de la gente es muy positiva.

¿Hay visos de un “Érase una veZ 2”?

Pues no lo sé... Es posible. La mayoría de los autores que estamos en esta antología también lo estamos en otras muchas, y al final, el volumen de trabajo entre relatos y proyectos personales te hacen decir a muchas cosas que no. A mí me encantaría volver a trabajar con todos los compañeros que forman este proyecto, y aunque no sea una segunda parte de “Érase una veZ”, seguro que alguna sorpresa daremos a lo largo del año con otros trabajos.

Por último, di algo para convencer a esos indecisos que todavía no se han atrevido a apostar por “Érase una vez”

Les diría que le den una oportunidad a los zombis, que lo van a pasar genial con los relatos, y que además estarán contribuyendo a que una editorial como Kelonia, seria, que hace las cosas con esmero, dedicación y una profesionalidad que asusta, pueda seguir deleitándonos con sus publicaciones.

Y si lo Z os gusta, entonces ni os lo penséis, esta es la antología zombi del momento :-)

Gracias por tu colaboración, Dani, ha sido un placer enorme.

El placer ha sido mío. No quiero dejar pasar la ocasión para agradecer uno por uno a toda la gente que ha hecho esto posible.

A Carmen y Voro, por supuesto. Sin ellos no estaríamos ahora a un paso de tener el libro en las manos. A Barb Hernández y Daniel Expósito, dos pedazo de ilustradores que han hecho una maravilla de portada. A Carlos Sisí, prologuista de la antología. A David Pardo, primer artífice de la idea, y a Lester Padilla. Ambos empezaron con nosotros pero por diferentes razones tuvieron que abandonar.
Y desde luego a todos los compañeros. Joe, Ath, Juande, Marta, Carolina, Alberto, Vicky, Tony, Doc, Ana y Julián.

PD: Cuando leáis esta entrevista ya habremos superado el límite del CF, pero podéis seguir apoyando el proyecto. Cuanto más se recaude, más recompensas y sorpresas habrá para los mecenas :-)

1 comentarios en esta entrada
  • Nidia OjoDeGato
    Nidia OjoDeGato
    más de 3 años

    Una entrevista muy interesante, gracias!

Añade un comentario