Para poder interactuar correctamente y obtener el mejor funcionamiento posible de nuestro sitio web, te recomendamos que actualices tu navegador a una versión más reciente o utilices otro como Chrome o Firefox.

Estás leyendo Cuscusian*s, una editorial diferente

Cuscusian*s, una editorial diferente

el 31 Octubre 2018 en Historias Verkami

Explica Lluís Sabadell que a la hora de definir qué es Cuscusian*s omite intencionadamente decir que es editorial. Lluís cree que Cuscusian*s no se ajusta a la descripción clásica de editorial por el enfoque de los proyectos. Más bien es un proyecto con el que él y sus compañeras y compañeros de aventura editan juegos de arte, libros creativos y cuentos-objeto. «Siempre que me enseñan un libro para que lo publique digo que no. No soy editor sino creativo», expone. «Si alguien está interesado en colaborar, el proyecto nacerá desde cero y cocreando». El enfoque económico tampoco tiene nada que ver con una editorial clásica, ni por la financiación, ni por las cantidades que publican. Por eso, cuando se lanzan a hacer realidad un proyecto, recurren a alternativas como el micromecenazgo. Sistema que, a través de dos exitosas campañas en Verkami, han usado para propulsar The LAND ART GAME. Un juego para crear Arte con y en la Naturaleza y Cuentos-objeto co-creados para niños y adultos. «Cuscusian*s es la suma de muchos pequeños factores. Cuesta mucho encontrar una palabra que lo defina... Es un laboratorio experimental. Quizás un híbrido entre auto-edición y editorial... ¿Un laboratorio-auto-editorial? Tendremos que crear una palabra nueva».
Texto: Oriol Rodríguez

¿Cuándo nació este... laboratorio?

Cuscusian*s surgió como idea el 14 de febrero de 2015 y el 23 de abril de ese mismo año salía a la luz con 7 cuentos-objeto y un juego... después de 40 años de maduración. Digo esto ya que es la suma de varios proyectos que he creado o en los que he participado durante mi vida: la co-creación (www.cocreable.org), los cuentos-objeto (con el colectivo L'Arbre, el Porc i la Flor) y el arte (soy artista especializado en Art i Ecologia). Más que tener un objetivo concreto, fue pensar "y por qué no?"... Seguro que si lo hubiera racionalizado demasiado no lo habría hecho. Fue todo muy rápido. Hacía un tiempo que mi madre se había inventado un juego muy divertido para jugar con mis hijos cuando tenían 3 y 5 años: Pillut. Tenía en mente editarlo, pero no sabía cómo. Descubrí una editorial muy interesante, Milimbo, y un proyecto que Genís Carreras financió con micromecenazgo... La suma de todo esto me animó a lanzarme. Fueron unos meses locos durante los cuales diseñé y produje 7 cuentos-objeto y un juego. Tuve que buscar un impresor que me entendiera, aprender cómo funciona una editorial, crearla y gestionar la campaña de Verkami. ¡Todo esto en tan solo tres meses!

En vuestro manifiesto fundacional aseguráis que Cuscusian*s ofrece una aproximación diferente e innovadora de productos pensados para niños. ¿Dónde radica esta diferencia? ¿Qué es lo que os hace diferente?

Es la suma de muchas cosas: cada uno de nuestros productos es una experiencia estética expresada a través del amor por los materiales con un diseño muy cuidado. también son aprendizajes creativos, con los que cada persona puede descubrir y expresar su creatividad. Y en algunos casos, también son experiencias artísticas que te permiten no sólo entender y experimentar el arte, sino transformarte como persona. Cabe también destacar el rigor intelectual que está presente en nuestros diferentes libros y juegos. Un pequeño detalle que puede ejemplificar esto es que para hacer la versión en castellano del noHaiku fui a buscar a Fernando Rodríguez-Izquierdo, uno de los mejores traductores de haikus del japonés al castellano, que colaboró no sólo seleccionando y traduciendo los siete haikus que componen el juego, sino que además escribió el Decálogo (orientativo) de un haiku modélico que acompaña el juego. Por todo ello, aunque aparentemente parezcan productos para niños, en realidad son para todas las edades y en muchos casos son los padres y madres los que se les compran para ellos y usan a sus hijos como excusa.

“En algunos casos nuestros productos también son experiencias artísticas que te permiten no sólo entender y experimentar el arte, sino transformarte como persona”

Afirmáis convencidos de que las criaturas no son tontas... Tendemos a rebajar el nivel intelectual cuando hablamos con un niño y no debería ser así?

Yo estoy totalmente convencido de ello. Siempre me he preguntado por qué ponemos a nuestros hijos unas canciones para acostarse con letras pésimas y sin sentido, cantadas por alguien que no sabe tocar la guitarra y que desafina e incluso chilla en exceso. No es mejor dormirse con la voz melosa y las letras poéticas de, por ejemplo, Leonard Cohen. Qué sentido estético esperamos que tengan si de pequeños los bombardeamos con cosas que hacen daño a los ojos y los oídos... Pero claro, como son pequeños, no importa. En el manifiesto lo que digo es que "Los niños y las niñas no son tontos", son niño y niñas. A veces pensamos que los tenemos que hablar en un tono de voz siete octavas por encima de nuestro tono normal y hablarles como si fueran tontos. Es obvio que cada persona, según el momento vital en el que está, recibe de una forma diferente las cosas y no es lo mismo la comprensión y la experiencia de un niño ante un cuadro de Joan Miró, que la que tenía yo con 20 años o la que tengo ahora con 43. Somos personas diferentes con experiencias vitales diferentes y por lo tanto el cuadro que miramos nos dice cosas distintas, pero eso no quiere decir necesariamente que tengamos que banalizar y menospreciar la obra de Miró ni a el niño que lo observa dando explicaciones absurdas o simplistas...

Otro de los rasgos distintivos es el material con el que creáis vuestros proyectos.

Sí, mi parte de escultor hace que para mí el material con el que están hechas las obras transmita gran parte de lo que quiero expresar: las sensaciones que uno puede recibir a través de la textura, el olor, los colores... son fundamentales. Tratar los libros y los juegos como pequeñas esculturas les da esa calidad que hace que sean tan diferentes y eso es una de las cosas que más valoran las personas de Cuscusian*s. Y luego también está la parte de sostenibilidad, de tratar de trabajar siempre con materiales de calidad, respetuosos con el medio ambiente y con las personas: papel reciclado, tintas con base de disolventes vegetales. No uso plásticos ni en los productos, ni en los envoltorios o el envío, y procuro que los productos generen la menor cantidad de desechos, por eso también trato de minimizar al máximo el packaging y que sean fácilmente reciclables.

Y el otro rasgo definitorio de Cuscusian*s es la cocreación, tanto vosotros a la hora de idear y manufacturar vuestros proyectos como después con el destinatario, siendo objetos abiertos a que los niños los modifiquen como quieran.

Como creador, en un momento determinado me di cuenta de la gran riqueza que supone la creación colectiva, no sólo por cómo mejora los resultados sino también cómo nos transforma como personas. A partir de entonces a través de CoCreable ayudo a organizaciones y colectivos a crear conjuntamente y he integrado esta parte a Cuscusian*s. Por ejemplo, el Cuaderno 3615. 11 acciones a partir de Joan Miró lo cocreamos entre más de veinte personas, tanto de diferentes departamentos de la Fundación Joan Miró como otros artistas, diseñadores y los miembros del colectivo-imprenta la Automática. El resultado es excepcional ya que recoge la esencia de Miró a través de once acciones muy divertidas, pero a la vez rigurosas. Sería casi imposible que una persona sola pudiera llegar a este resultado, ya que implica un nivel de conocimiento de la obra del artista muy profundo, pero además un conocimiento de los materiales, el juego... que por un mismo sería muy difícil alcanzar. En cuanto a los juegos y libros creativos la idea es continuar la cocreación desde otra perspectiva y ofrecer un impulso creativo que quien use el juego o libro, debe continuar. El hecho de dar un punto de partida permite que se pierda el miedo a la "hoja en blanco".

Este espíritu de co-creación está muy relacionado con el micromecenazgo.

Sí, claro: la cofinanciación es la continuación lógica de la cocreación, es el siguiente paso. Al final todo forma parte de un movimiento social de corresponsabilización y la posibilidad que ofrece internet de unir a personas con una misma forma de pensar, pero que pueden estar muy dispersos geográficamente.

“Tratar los libros y los juegos como pequeñas esculturas les da esa calidad que hace que sean tan diferentes”

¿Cómo descubriste Verkami?

Conozco Verkami desde hace muchos años, creo que desde sus orígenes. Siempre le he seguido la pista, ya que me han interesado los proyectos colectivos y colaborativos a través de la red. Durante mucho tiempo estuve valorando la idea de hacer un proceso de micromecenazgo, pero al final no acababa de encontrar el proyecto idóneo, hasta que llegó Cuscusian*s. La microfinanciación me permite sacar adelante proyectos que de otra manera sería totalmente inviable o debería financiar por otras vías. Pero más allá de eso, lo que me parece más interesante es que te permite establecer una relación muy diferente con las personas interesadas en tu trabajo y también testear ideas locas para ver si pueden tener eco entre la comunidad. Ahora ya forma parte intrínseca de Cuscusian*s y se me hace difícil pensar en financiar los proyectos más grandes sin este sistema.

Con Verkami habéis lanzado dos campañas. Como planificasteis la primera, la de Cuentos-objeto co-creados para niños y adultos?

Como ya he explicado, aquella primera campaña no tuve mucho tiempo para planificarla. Fui sobre la marcha y con las indicaciones que me dieron desde Verkami. El objetivo era salir por Sant Jordi, pero calculé mal los tiempos de producción y para tenerlo a tiempo tuve que pedir a la imprenta que se fiara que conseguiríamos el objetivo y comenzaran la producción. Fue un sufrimiento hasta el final. Y cuando digo hasta el final, quiero decir, hasta el final, ya que llegamos al objetivo a los treinta y muchos días. Y después con algunas de las recompensas fue muy laborioso, ya que una de ellas era cocrear un cuento especial y fue mucho trabajo. Pero al final lo conseguimos. Creo que el secreto de nuestro éxito fue la perseverancia. El proyecto gustaba pero la financiación fue muy progresiva y hasta el último minuto no lo conseguimos.

Más recientemente has repetido la experiencia con The Land Art Game. ¿Qué diferencias has notado entre una y otra experiencia?

¡Buf! ¡Nada que ver! De entrada el importe era inferior al de la primera vez (2.600€ vs 4.500€). La estrategia también ha sido diferente: esta segunda vez ha sido ir a conseguir una cantidad que me fuera más fácil de alcanzar para no sufrir tanto y luego ir fijando nuevos objetivos, que es la tendencia actual de la microfinanciación. Y además, esta vez llegamos al mínimo en sólo 12 días y esto fue un gran descanso y permitió llegar a recaudar el doble y empezar la producción antes de los 40 días. Aun así fuimos muy justos de tiempo, ya que esta vez la fecha límite para entregar la recompesa, el juego de Land Art, era Navidad y el manipulado me llevó mucho más trabajo delque tenía previsto.
La primera vez el objetivo era producir 7 cuentos y un juego y esto hizo que el mensaje fuera más difuso, en cambio en el caso de Land Art, al ser un único producto y tener todos los demás hacía que fuera mucho más fácil de explicar... y tres años explicando que era Cuscusian*s también ayudó.

¿Los mecenas eran, en buena medida, los mismos de la primera campaña que os reiteraban su confianza?

Para el primer empuje fue fundamental contar con la comunidad de Cuscusian*s que se ha ido creando en todos estos tres años y que son muy fieles. Pero más allá de conseguir la financiación para nuevos proyectos es muy importante la capacidad de ampliar esta comunidad que te permite la microfinanciación y especialmente la comunidad de Verkami. Si miras la gráfica de las aportaciones hay una línea más o menos constante, pero de pronto hay tres o cuatro picos, que se corresponden con las campañas de mailing que se hacían desde Verkami y en las que salíamos. Esta vez he notado muchísimo como Verkami tiene una estrategia muy clara y eficaz de apoyar los proyectos en cuanto a difusión y cómo vaya dosificando a lo largo de los 40 días. El hecho de contar con una comunidad propia de Cuscusian*s sumada a la de Verkami, ha permitido que sea una forma muy potente de sacar adelante proyectos nuevos.

“La cofinanciación es la continuación lógica de la cocreación”

¿Qué aporta el micromecenazgo al mundo editorial y más concretamente a una pequeña aventura como la vuestra?

Posibilita sacar adelante proyectos más arriesgados y minoritarios. Puedes testear ideas a veces locas y ver si pueden funcionar y eso te da una libertad creativa enorme. Además permite darle la vuelta al sistema clásico editorial, que es editar, por ejemplo, 10 libros de los que, con mucha suerte, uno será un éxito y te pagará todos los que no han funcionado. Con el micromecenazgo puedes hacer un test de mercado y no producir si lo que haces no genera un mínimo de interés. Esto, además, tiene consecuencias importantes para el medio ambiente, ya que dejamos de producir cosas que nadie quiere para terminarlas quemando o convirtiendo de nuevo en pasta de papel.

¿Qué consejo darías a aquellos que como vosotros quieren impulsar sus proyectos a través del micromecenazgo?

Hay que decir que hacer una campaña de micromecenazgo es mucho trabajo. No deben pensar que es publicar y esperar a ver cómo van cayendo las aportaciones supongo que eso debe pasar en casos muy concretos, pero si no, te lo tienes que trabajar todos los días. Por eso es muy importante empezar yendo a buscar el mínimo del mínimo, sino es un estrés, y ahora con el sistema de ir ampliando objetivos, ya no pasa aquello de que si no lo pongo todo, pierdo la oportunidad. Hay que valorar muy bien tu comunidad empezando por las tres efes: Family, Friends, Fools (Familia, Amigos y Locos), si con estos no alcanzas un mínimo, tienes que tener un proyecto muy potente y una buena campaña de comunicación. Sobre todo, medir también el tipo de recompensas que ofreces, que luego no te supongan mucho trabajo extra. Esto lo aprendí con los tres cuentos personalizados que hice una vez finalizada la primera campaña y que fue una currada que no había calculado bien. ¡Suerte que los tres mecenas tuvieron mucha paciencia!

¿Estás trabajando en algún proyecto nuevo?

Siempre estoy en mil cosas nuevas. Y seguro que repetiré con Verkami.

Aquellos que se perdieron las campañas pero estén interesados en tus proyectos, ¿dónde los pueden encontrar?

En nuestra página web:www.cuscusians.com. Allí encontrarán todos nuestros juegos, libros y cuentos.

+INFO

Campaña - The LAND ART GAME. Un juego para crear Arte con y en la Naturaleza

Campaña - Cuentos-objeto co-creados para niñ*s y adult*s

Web | Facebook | Twitter

0 comentarios

iniciar sesión o Registrarse para comentar esta entrada.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando aceptas su uso.