Para poder interactuar correctamente y obtener el mejor funcionamiento posible de nuestro sitio web, te recomendamos que actualices tu navegador a una versión más reciente o utilices otro como Chrome o Firefox.

¡Descubre los 10 Verkamis que marcaron el 2017!
Estás leyendo T de Tullido, teatro sin barreras

T de Tullido, teatro sin barreras

el 11 Julio 2018 es, nova, backend, verkami_blog, post, tags

Cristian Génova es conserje del Institut del Teatre de Barcelona y Kike Palau alumno de Dirección y Dramaturgia. Un día, Kike fue a la recepción, donde trabaja Cristian. Se fijó que éste llevaba el pie enyesado. Le sorprendió porque, debido a su parálisis cerebral, siempre lo había visto sentado en una silla de ruedas. Le preguntó cómo se lo había hecho, lo de la pierna enyesada. Cristian le respondió que jugando al fútbol. «Para mí, eso fue la revelación de una filosofía de vida», explica Kike. «Un camino positivo de encarar la situación personal de cada uno. Meses más tarde me dijo que le gustaría hacer una obra de teatro sobre algunos momentos de su vida. Me faltó tiempo para decirle que sí». Nacía T de Tullido, compañía de teatro que ahora presenta Cristian III, espectáculo inspirado en el Ricardo III de Shakespeare, financiado a través de una exitosa campaña en Verkami.
Texto: Oriol Rodríguez

¿Cuáles son los objetivos que os marcasteis cuando empezasteis con la compañía?

Kike Palau: El primero y más importante, integrar a la gente sin diversidad funcional a la normalidad de las personas con diversidad funcional. También educar en la aceptación de las diferencias que existen entre las personas. Queremos romper los prejuicios establecidos sobre la parálisis cerebral. Cambiar la creencia que se tiene de las cosas que no puede realizar este colectivo. Abrir debate sobre los tabúes que se tienen asimilados sobre estas temáticas. Descubrir las capacidades que tiene este colectivo. Y plantear qué actitudes son apropiadas a la hora de relacionarse con las personas con parálisis cerebral.

Os definís como una compañía de teatro emergente.

KP: Las personas con diversidad funcional no pueden acceder a estudios reglados de interpretación, lo que dificulta que puedan hacer teatro profesional. Por otra parte, dentro del conjunto de compañías con integrantes con diversidad funcional, las hay que utilizan el teatro para trabajar personalmente. Esto es fantástico, cualquier actor crece personalmente con cualquier obra que haga, la diferencia es que el actor profesional pone el punto de atención en la profesionalidad del resultado de la pieza que esté ensayando. En este sentido, la T de Tullido pone el punto de atención en la profesionalidad del resultado de la pieza que está ensayando, teniendo en cuenta los recursos de los que disponemos. No somos la única compañía, pero en este sentido somos emergentes porque tratamos las personas con diversidad funcional como actores profesionales no como usuarios que tienen como prioridad el crecimiento personal.

¿Quién forma parte de la compañía?

KP: Principalmente Cristian Génova y yo. Aunque estamos en un momento en que los colaboradores queremos que pasen a formar parte de pleno derecho de la compañía. Tanto a Cristian como a mí nos gustaría una compañía que tuviera menos colaboradores puntuales, que fuera un grupo estable.

Siempre destacáis que hacéis teatro del bueno. ¿Por qué deberíais hacer del malo?

Cristian Génova: Un actor con silla de ruedas es un actor y hay que tratarlo como tal. Él irá en silla de ruedas y otro llevará gafas y otro siempre llegará tarde y otro se olvidará del texto. Al actor con silla de ruedas no es necesario tratarlo con condescendencia, sino siendo consciente de las limitaciones y, sobre todo, de las capacidades que tiene. Y hacemos teatro del bueno precisamente porque ponemos la atención en el resultado profesional. Esto no asegura el éxito pero lo perseguimos.

«Al actor con silla de ruedas no hay que tratarlo con condescendencia, sino siendo consciente de las limitaciones y, sobre todo, de las capacidades que tiene»

De hecho, que la compañía se llame T de Tullido ya dice mucho de vosotros: no rehuís quien sois ni qué representais pero siempre con mucho humor

CG: Para mí el objetivo final es no hablar de la temática de la diversidad funcional ni de la silla de ruedas, sino que salga una persona sentada en una silla de ruedas y sea tan normal como ver a un actor pelirrojo o uno con gafas. El camino para llegar aquí es el humor. Cuando una persona es capaz de hacer broma de sí mismo se está aceptando tal como es.

De algun modo, ¿todos somos tullidos?

KP: Esto es lo que decimos siempre, tullidos somos todos. El significado de la palabra tullido es que ha perdido el movimiento de su cuerpo. En este sentido está incapacitado para realizar ciertas tareas que lo hacen dependiente. Aun así, todos tenemos ciertas limitaciones que nos incapacitan para realizar ciertas tareas y que nos hacen dependientes. En este sentido todos somos tullidos.

Debutasteis con el espectáculo «Cristian», una historia muy personal.

CG: Esta obra es un grito a todo lo que me han hecho sentir en mi vida. Es una obra autobiográfica en la que mostramos varias escenas estilizadas y dramatizadas basadas en anécdotas de mi vida. Una cita con una chica a la que no le había dicho que voy en silla de ruedas. Una mañana con mis padres y lo que para ellos significa tener un hijo como yo, y no lo digo por la silla de ruedas (ríe)... Incluso representamos mi parte, cuando se produjo esta parálisis cerebral. Estoy siendo muy dramático pero la obra está llena de humor y de anécdotas graciosas. Como aquella vez que vino un tipo al mostrador del Institut y al ver que era yo quien realizaba el registro me dijo: «¿No hay alguien normal para hacerlo?». Le dije que no, que allí todos éramos funcionarios.

Decís que es una historia que rompe muros. Y es cierto, en «Cristian» rompeís con muchos de los tabúes que pesan sobre la gente con discapacidades.

CG: Efectivamente, por un lado está la imagen de "pobrecito, cómo se lo hará para vivir con esta discapacidad». Por otra, la imagen de que todos los discapacitados son buenas personas. Un tópico que atacamos mucho más con el nuevo espectáculo, Cristian III. Los discapacitados son personas con sus emociones y sus frustraciones y alegrías.

«El objetivo es que un actor en silla de ruedas sea tan normal como uno pelirrojo»

¿Qué recibimiento tuvo el primer espectáculo?

KP: Ha sido muy bueno. Hace poco hicimos la celebración del segundo aniversario. En este tiempo hemos actuado una vez al mes, salvo las vacaciones. Han sido 15 representaciones en total. Calculamos que la obra la han visto 1.400 personas.

Y ahora acabáis de estrenar el nuevo espectáculo, Cristian III, una adaptación del Ricardo III de Shakespeare.

KP: A Ricardo III lo definen como "deformado, jorobado y cojo de nacimiento". Este hombre aprisiona su hermano, mata a sus sobrinos que podían aspirar al trono y hace toda una serie de estrategias crueles y moralmente negativas para convertirse en rey de Inglaterra. Shakespeare crea un personaje detestable y esto se representa con su cuerpo. Con la idea de romper la imagen de los discapacitados como buenas personas, Ricardo III era el ejemplo perfecto para deshacer esta tópico. Hay que decir que también queríamos explicar los motivos de por qué Ricardo III hace lo que hace. Pero para ver la resolución deberá venir a ver el espectáculo.

Un espectáculo que habéis financiado a través de Verkami.

KP: Sabíamos de otras compañías que habían hecho un Verkami y creímos que era una buena oportunidad para financiar nuestro proyecto. Es una plataforma conocida y eso nos ha aportado mucha publicidad, tanto para entrevistas como para mecenas que no formaban parte de nuestro círculo familiar o de amistades.

¿Como vivisteis los 40 días?

KP: A mí me gusta hacer mucha planificación y conjuntamente con Cristian estipulamos las recompensas, escribimos el contenido, hicimos el vídeo (que ayuda mucho como presentación) y, lo más importante, hicimos una agenda de publicaciones tanto de Facebook como de WhatsApp. Sin embargo, sufrimos la posibilidad de no conseguir el objetivo. Fue gracias a Aura Seguros, que nos echo un cable importante, y otros patrocinadores como Sol Natural y Milar; que dieron un empujón para otros mecenas se animaran e hicieran sus aportaciones.

«Los discapacitados son personas con sus emociones y sus frustraciones y alegrías »

Costó pero lo conseguisteis.

KP: Creo que parte del secreto ha sido que amigos y familiares no sólo nos han ayudado con aportaciones sino difundiendo el proyecto. Las entrevistas a medios habituales, como la radio, nos han acercado a mecenas que hasta ahora no nos conocían. El hecho de que mucha gente nueva nos haya conocido, no sólo nos ha servido para alcanzar el objetivo económico, sino que meses más tarde ha dado sus frutos con nuevas programaciones del espectáculo y nuevas vías artísticas. Los patrocinadores también han sido muy importantes.v

Más allá de las dos fechas previstas, ¿se podrá ver Cristian III en más escenarios?

KP: Precisamente gracias a Verkami, cuando hicimos la entrega de la escultura al Patrocinador Premium Plus a Aura Seguros, concretamos una función en el Teatro Segarra de Santa Coloma de Gramenet.

Y aunque acabáis de estrenar Cristian III, ¿ya tenéis en mente algún espectáculo nuevo?

KP: Vamos a disfrutar de este estreno y de la vida que tendrá este espectáculo.
CG: Como dicen los ingleses, ¡larga vida al espectáculo!

+INFO

Campaña - Cristian 3º, Una adaptación de Shakespeare

Web | Facebook | Youtube | Vimeo

0 comentarios

iniciar sesión o Registrarse para comentar esta entrada.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando aceptas su uso.