Para poder interactuar correctamente y obtener el mejor funcionamiento posible de nuestro sitio web, te recomendamos que actualices tu navegador a una versión más reciente o utilices otro como Chrome o Firefox.

¡ Estrenamos nueva web !
Estás leyendo La revista Esquire visita Verkami

La revista Esquire visita Verkami

el 13 Marzo 2014 en Novedades Verkami

Joan Sala, cofundador de Verkami fotografiado por Mariano Herrera
Joan Sala, cofundador de Verkami fotografiado por Mariano Herrera

Reproducimos la entrañable entrevista que nos ha dedicado la revista Esquire Magazine de la mano de Oriol Rodríguez y que puede consultarse aquí. Gracias!!

Más allá de lazos afectivos, aquello que siempre ha unido a los Sala ha sido su amor por el cine, el teatro, la música, la pintura... Un interés por el mundo artístico que cuatro años atrás llevó a Joan, el padre de familia, a toparse de forma casual con Kickstarter. No recuerda cómo ni por qué, pero un día acabó fisgoneando entre los proyectos que promovía la plataforma de microfinanciación colectiva más importante de EE UU. "No tenía ni idea de qué era", reconoce el propio Joan, "pero me llamó la atención. Empecé a investigar y me pareció una idea genial. Al mismo tiempo, descubrí que en diferentes partes del mundo estaban empezando a surgir iniciativas similares, mientras que aquí era algo totalmente desconocido. Rápidamente les planteé el proyecto a mis hijos Adrià y Jonàs, porque estaba convencido de que si no lo hacíamos nosotros, más pronto que tarde lo acabaría haciendo cualquier otro". Fue así como, a finales de 2010, nació Verkami, una de las plataformas más relevantes de Europa en cuanto a micromecenazgo a través de la Red se refiere, que ya en su nombre, conjunción de dos palabras procedentes del esperanto, verko (creación artística o científica) y ami (querer, agradar), deja intuir una especial vocación por dar resonancia a proyectos de matriz cultural. "Es lo que nos mueve y nos gusta", apuntilla Adrià.

Verkami, que se sustenta quedándose con el 5% de lo que recaudan todas aquellas iniciativas que consiguen su objetivo, se dio a conocer con cinco proyectos, de los que acabaron por alcanzar su cometido dos. Desde entonces el porcentaje de éxito se ha mantenido estable: tres de cada cuatro proyectos auspiciados por la plataforma catalana acaban por tornarse realidad. "Al principio, la gente que hacía aportaciones pertenecía, más o menos, al entorno del emprendedor: amigos, seguidores, familia… Ahora es diferente", explica Joan. "La cifra de mecenas que han colaborado en los muchos proyectos impulsados desde Verkami asciende a más de 170.000, y entre el 30 y el 40% han colaborado en más de uno. Esto nos lleva a pensar que llegaron a Verkami atraídos por una propuesta que, de un modo u otro, les era cercana, pero desde ese momento han seguido entrando en la plataforma, y si dan con una idea que les resulta atractiva, aunque no conozcan al impulsor, realizan su aportación". Los hay incluso que han colaborado en 10, 12 o 15 iniciativas, realizando donativos que oscilan entre los 300 y 700 euros, cantidades nada despreciables. "Además", añade Jonàs, "te fijas en los proyectos a los que han apoyado y rápidamente percibes que no es un selección aleatoria, sino que se trata de una lista de propuestas muy interesantes pertenecientes a diferentes ámbitos: temas de fotografía, un cortometraje, un libro…".

Planteado, explicado, comunicado
Para Jonàs la primera premisa que debe cumplir todo aquel que desee financiar su proyecto a través del micromecenazgo es que ha de tener ganas de ello. Reconoce que puede parecer una obviedad, pero advierte que el crowdfunding implica tener que exponer la idea antes de que ésta se haga realidad. Ello conlleva dedicar cada día unas horas a hacer trabajo de comunicación, especialmente en plataformas y redes sociales, y no todo el mundo se siente a gusto con la tarea. "Los hay que prefieren que sea su editor o su discográfica, en el caso de que los tengan, quienes se hagan cargo de este tipo de faenas", concede Joan. "Pero, o te implicas tú personalmente, o no funciona". Así, el trayecto hacia el éxito de todo proyecto pasa por estar bien planteado, explicado y comunicado, con una imagen atrayente y ajustándose a un presupuesto sensato. Del mismo modo, también debe ofrecer un retorno seductor: que el mecenas, a cambio de su aportación, reciba una buena recompensa, pues el propósito último del mecenazgo colectivo, cuando menos desde las perspectiva de Verkami, no es que el artista reciba simples donaciones o ayudas desinteresadas, sino que sea un intercambio. Una nueva vía de financiación cultural en la que quien patrocina un proyecto obtenga un producto a un precio razonable, con el añadido de unos extras que de otra manera no podría conseguir.

"Si entran dentro de la línea de la creatividad cultural y están bien planteados, no rechazamos ningún proyecto", discurre Jonàs. "Miramos quién es el impulsor, el autor, qué ha hecho antes, con qué equipo trabajará… Unas garantías mínimas para asegurarnos que podrá hacer aquello que dice que quiere hacer. Si es así, tiene un espacio en Verkami". ¿Y si intuyen que no tiene posibilidades de prosperar? Uno de los elementos que diferencia Verkami de otras plataformas similares es que, más allá del simple expositor de iniciativas, también asesoran a los creadores en el planteamiento y desarrollo de su campaña de financiación. Un trabajo de orientación que implica ser honestos con el creador y, de no tenerlo claro, advertirle que existen posibilidades de que su aventura no prospere. "Si percibimos que la idea está poco madura debemos ser sinceros con el artista", revela Jonàs.

Planteemos, pues, el siguiente supuesto: quiero publicar un libro pero no he tenido ninguna experiencia previa en el mundo editorial, literario o periodístico, ni tampoco tengo una página web o blog en el que se puedan leer mis escritos. En opinión de Joan, "un caso así tiene muchas papeletas para no alcanzar su objetivo. El artista no puede pensar que será el crowdfunding el que dará a conocer y difundir su obra. El crowdfunding realmente funciona cuando, por alternativos que sean el autor y su propuesta, ya hay una comunidad, aun pequeña, que le sigue y apoya".

En un momento en que todo propósito, por bueno que sea, encuentra un sinfín de dificultades para dar con empréstitos, aparece la incógnita de hasta qué punto la buena acogida que ha tenido Verkami y el resto de plataformas es consecuencia de la crisis. "Cuando empezamos, en EE UU no había crisis y el crowdfunding funcionaba". Admiten, sin embargo, que en un entorno económico más optimista seguramente habría artistas que no se acercarían a estas plataformas porque les resultaría más fácil recibir una subvención, pedir un crédito o depender de la aportación de la compañía con la que colaboran, pero los seguiría habiendo que apostarían por este método por lo que tiene de especial, por la interrelación que se establece con el mecenas y la independencia creativa que les permite. "Y desde el punto de vista del consumidor", prosigue Joan, "estoy convencido que en una sociedad con una situación económica más favorable, el mecenas en lugar de aportar 35 euros a un proyecto, daría 50 para obtener una mayor y mejor recompensa".

‘Mica en mica’
En estos tres años Verkami ha dado visibilidad a más de 1.450 proyectos, en su gran mayoría focalizados en España, pero también iniciativas impulsadas desde Italia, Francia, Inglaterra e incluso el Líbano (¿entra en sus planes abrir una delegación en el extranjero? Sacan a relucir el seny y dejan ir la simpática coletilla mica en mica), siendo coprotagonistas de historias tan sonadas como la de L’Endemà, el documental de la cineasta Isona Passola. La productora de la película Pa negre consiguió recaudar más de 350.000 euros, récord absoluto de una campaña de micromecenazgo en Europa.

Es aquí donde al periodista le sale la vocación de abogado del diablo y se pregunta si el crowdfunding no debería ser, básicamente, una herramienta de ayuda para aquellos creadores que no tienen acceso a las fuentes de financiación hasta ahora habituales. "En este caso en concreto entran en juego dos factores", alega Jonàs. "Isona Passola recurrió al crowdfunding porque no consiguió ningún tipo de financiación, ni pública ni privada, para el proyecto. Tal vez ahora, después del éxito de la campaña en Verkami, ha habido quienes se han querido subir al carro, pero en aquel momento, de no haber sido por nosotros, la película no hubiera seguido adelante. O lo hacía así, o no lo hacía. Pero también hay un aspecto importante a destacar, y es que los proyectos no se quitan mecenas entre ellos, al contrario. La sensación que impera es que existe una bolsa de mecenas finita dedicada a invertir en proyectos de crowdfunding. Y si aparece una iniciativa muy grande que requiera de una inversión importante ya no quedarán recursos para las propuestas más pequeñas. No es así. Cuando se inició la campaña de L'Endemà, por toda la repercusión que tuvo en los medios, llegaron hasta nosotros muchos mecenas nuevos y algunos de ellos acabaron colaborando en proyectos similares".

La suya es un oficina pequeña, rincón acogedor, casi reconvertido en museo de los muchos proyectos que han tenido en Verkami su lanzadera, escondido en uno de los edificios del Tecnocampus de Mataró (Barcelona). Comparten la primera planta del bloque con una decena más de empresas incipientes, casi todas ellas compañías relacionadas, de un modo u otro, con las nuevas tecnologías y el universo internáutico. Sin embargo, y debido a su éxito, parece que pronto tendrán que mudarse. "Llevamos tres años aquí y ésta es la planta incubadora", explica Adrià. "Hemos crecido mucho en este tiempo y ha llegado el momento en que o subimos de planta o buscamos un nuevo emplazamiento". Uno en el que haya espacio para todos los premios que van acumulando. El más reciente, el World Summit Awards, galardones promovidos por las Naciones Unidas, en la categoría e-Culture&Tourism. Joan Sala sonríe con una timidez que no esconde cierto orgullo paternal y acaba admitiendo que "hace mucha ilusión que se reconozca tu trabajo, más cuando se trata de un premio internacional y de esta magnitud".

Oriol Rodríguez 13/3/2014, Esquire Magazine

2 comentarios

Inicia sesión para comentar esta entrada. Log in or Sign up.

  • Elsa Ferreyros

    Elsa Ferreyros

    más de 3 años

    Felicidades por esta iniciativa que nos muestra que otras formas de colaboración se van poniendo en marcha!! Y nos permite implicarnos en EL CAMBIO!!!

  • amelia

    amelia

    más de 3 años

    sou molt grans família!!!

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando aceptas su uso.