❗️Para poder utilizar Verkami debes hacerlo desde otro navegador. Instala o entra desde: Microsoft Edge, Chrome o Firefox. Microsoft ha dejado de actualizar el navegador Internet Explorer que estás utilizando y ha dejado de ser compatible con la mayoría de sitios web.

Condena a Mongolia: la libertad de expresión peligra en España

Ayuda a que la revista Mongolia continúe editándose tras la condena del Supremo frente al torero Ortega Cano

Revista Mongolia

Un proyecto de

Categoría

Creado en

214%
5
días
1.660
Aportaciones
64.125€
De 30.000€
Aporta al proyecto

Escoge tu recompensa

ESPAÑOLES, MONGOLIA NO HA MUERTO

Mongolia, 19 de enero de 2020

La decisión del Tribunal Supremo de ratificar la condena a Mongolia por una viñeta satírica sobre el exmatador José Ortega Cano no se ha llevado por delante este proyecto de periodismo irreverente e insumiso, por mucho que tenga las cuentas tiritando. La extraordinaria movilización del pueblo mongol lo ha impedido. Ya lo podemos decir: españoles, ¡Mongolia no ha muerto!

Casi 1.600 mecenas han aportado ya los 60.000 euros que estimamos que vamos a necesitar para hacer frente a la sentencia, a punto de ejecutarse. Esta cantidad es la suma de la indemnización impuesta por el Alto Tribunal (40.000 euros), las costas de los abogados del extorero y los intereses, puesto que el fallo en primera instancia se remonta a 2017.

A todos los que habéis contribuido a dar semejante disgusto -¡Mongolia podrá seguir molestando!- a patriotas y creyentes de todo pelaje y condición: ¡muchísimas gracias por vuestro maravilloso apoyo!

Y ojo, que la campaña de microfinanciación sigue: ayer, 18 de enero de 2021, hemos alcanzado los objetivos económicos para seguir en pie, pero queremos continuar dando la batalla: ¡ni cautivos ni desarmados, la guerra no ha terminado!

Mongolia nació en 2012 con el objetivo de ensanchar los márgenes de la libertad de expresión y de la sátira en España, pero esta sentencia nos demuestra que la evolución ha sido lamentablemente la contraria: el terreno de juego no ha dejado de achicarse. Por tanto, más allá de poder pagar la multa queremos presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional con el objetivo último de acudir después al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). No nos resignamos a semejante involución.

La protección a la sátira es uno de los mejores indicadores de la calidad de la democracia y, por tanto, vamos a ir hasta el final: creemos que están en juego aspectos esenciales de la democracia misma. No es solo nuestra opinión: lo dicen también muchos juristas de primer nivel, como el único barrister español en Londres, León Fernando del Canto, que ha diseccionado la sentencia en el Reality News de la revista de enero, y ha concluido que “aceptar la condena sería el fin de la posibilidad del ejercicio de la sátira profesional en España”. Aquí tienes acceso al artículo íntegro en PDF.

A pesar de que tenemos la suerte de contar con el apoyo desinteresado de juristas de primerísimo nivel, todos los litigios tienen necesariamente costes asociados, incluso contando con el apoyo de los mejores: pagos (aunque sea a precios muy solidarios) para los abogados, procuradores, papeleo, viajes… Por esto mantenemos la campaña de micromecenazgo de apoyo a Mongolia hasta el final. Pese a haber alcanzado ya la cifra estimada para pagar la multa, la batalla continúa y queremos darla en las mejores condiciones posibles. ¡Ojalá recaudemos todavía más!

También seguimos hasta el final, obviamente, para dar satisfacción al amplio elenco de haters antiMongolia, todos muy patriotas, que así nos podrán volver a acusar de ser en realidad unos estafadores que engañamos a la gente de buena fe porque nos han condenado, dicen, con toda justicia y por querernos lucrar a costa del honor y la imagen de la “antigua figura del toreo” (Supremo dixit). Su rabia nos anima todavía más y aporta los nutrientes necesarios para seguir burlándonos de todo lo que consideran sagrado.

¡Viva Mongolia! ¡Viva el Glorioso Pueblo Mongol!
¡Vamoooooooooooooooooooooooooooooooooooo!


ANTERIOR OBJETIVO (26-12-20)

¡MILAGRO, MILAGRO! AHORA VAMOS A POR LOS 60.000€

Mongolia, a 26 de diciembre de 2020,

La respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo, que amenazaba la supervivencia de Mongolia al obligarnos a pagar una suculenta indemnización al exmatador José Ortega Cano, ha sido verdaderamente emocionante: ¡en apenas tres días hemos conseguido recaudar los 40.000 euros necesarios para evitar que la estocada fuera fulminante y mortal!

¡Muchísimas gracias por el extraordinario apoyo a este proyecto de periodismo independiente e insumiso! Lo consideramos una auténtica señal divina: ¡hemos juntado todas estas aportaciones mientras la Humanidad entera se estaba preparando para celebrar la llegada del Mesías, uno de los personajes más veces satirizado por Mongolia!

El hito ha sido si cabe más extraordinario porque la sentencia nos ha permitido descubrir hasta qué punto molestamos a patriotas de todo pelaje y condición, así como a creyentes de todas las sectas e ideologías. Pero gracias a las más de 1.000 personas que habéis hecho una contribución en tiempo récord y fechas imposibles, ya podemos decir que Mongolia sigue viva.

¡Vamooooooooooooooooooooooooooooooo!

Los 40.000 euros recaudados hasta ahora garantizan que la humilde pyme que edita Mongolia, que nunca ha recibido una subvención, seguirá con la persiana abierta, aunque aún nos queda un largo camino por recorrer teniendo en cuenta la desproporción de la indemnización impuesta y el estado de nuestras finanzas, agravadas por la pandemia y su impacto en los quioscos: la multa es de 40.000 euros, pero si se le suman las costas y los intereses desde la condena en primera instancia (2017), estimamos que el impacto total que nos supondrá la sentencia del Tribunal Supremo rondará en realidad los 60.000 euros.

Y a esta cifra habrá todavía que sumarle los costes derivados de recurrir al Tribunal Constitucional y, eventualmente, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos porque no pensamos rendirnos, y menos después de la impresionante respuesta a nuestro S.O.S. No nos resignamos a vivir en un marco legal que, en la práctica, hace imposible la sátira al hacerla depender del visto bueno de la persona satirizada.

Próxima estación: ¡llegar a 60.000 euros!. Si lo logramos, con ello podríamos asumir el coste real total de la penalización que nos ha impuesto el Altísimo Tribunal.

¡Muchísimas gracias por contribuir a hacer posible esta locura llamada Mongolia! Y si sigues con marcha, ayúdanos a difundir la Buena Nueva en fechas tan entrañables: ¡Dicen que el Niño-Dios está a punto de nacer y parece que le gusta Mongolia! ¡Milagro, milagro!

¡Y ahora vamos a por los 60.000!


ANTERIOR OBJETIVO (22-12-2020)

La ratificación por parte del Tribunal Supremo de la condena a Mongolia por vulneración del derecho al honor del extorero José Ortega Cano no solo pone en peligro la existencia misma de la revista satírica, sino que arroja enormes interrogantes sobre la posibilidad de hacer sátira en España y, en consecuencia, sobre el estado real de la libertad de expresión y de la misma salud democrática del país.

Si a cada personaje público satirizado hay que pedirle permiso para satirizarle… ¿Quién lo va a dar? ¿Cómo puede hacerse sátira con semejante premisa?

La sentencia del Tribunal Supremo impone una indemnización de 40.000 euros al exmatador, que, sumada a las costas y los intereses, hará que la cifra final fácilmente se eleve a 60.000 euros, una cantidad absolutamente desproporcionada e inasumible para una publicación independiente, que no ha recibido jamás un euro de subvención pública y además en pleno crash económico por el coronavirus, con los quioscos como uno de los sectores más afectados. Al tratarse del Alto Tribunal, la sentencia se ejecuta, con lo que ya no puede aplazarse el pago.

Pero no nos vamos a rendir: ¡Ayúdanos a aguantar y a recurrir la sentencia al Tribunal Constitucional y a Europa!

¡SÚMATE A LA CAMPAÑA DE APOYO A MONGOLIA!

La situación económica de Mongolia es muy precaria y en 2020 todavía se ha agravado más por la pandemia, puesto que no hemos podido hacer shows y los quioscos se han visto muy afectados: estimamos cerrar el ejercicio con unas pérdidas excepcionales, atribuibles al coronavirus, de más de 30.000 euros.

En resumen: ¡no tenemos nada en caja para afrontar la indemnización y sus costes! Y lo que es peor: queremos recurrir porque no podemos conformarnos con vivir en un marco tan estrecho para la libertad de expresión, que en la práctica hace imposible la sátira.

¿Nos ayudas?

Nos proponemos conseguir un mínimo de 30.000 euros para poder seguir respirando, aunque lo óptimo sería poder sumar al menos 60.000 para poder afrontar la indemnización con todas las consecuencias y poder recurrir.

Tenemos la suerte de contar con apoyo jurídico de gran calidad, dispuesto a colaborar a precio solidario al compartir el diagnóstico de que tenemos un problema importante como país. Estos expertos jurídicos están convencidos de que la causa se ganaría en Europa y muestran auténtica estupefacción porque la sentencia del Alto Tribunal, convertida ya en firme, ignora por completo la abundante jurisprudencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (TEDH) en la protección a la libertad de expresión.

LAS CAMPAÑAS ANTERIORES NOS PERMITIERON RESISTIR Y RECURRIR

La del Supremo es ya la tercera sentencia condenatoria contra Mongolia y 100% favorable a las demandas del exmatador. Será, por tanto, la tercera campaña de micromecenazgo que lanzamos con el mismo fin.

Gracias a las dos campañas anteriores, Mongolia sigue viva y pudo afrontar los costes de los sucesivos procedimientos (viajes, elaboración de nuevos recursos, procuradores, etc.) y también de la producción y envío de las recompensas que ofrecemos a nuestros mecenas a cambio de su apoyo.

Pero ahora la sentencia se convierte en firme y ejecutable: entramos en otra dimensión, mucho más grave. Necesitamos que vuelvas a apoyarnos para que no tengamos que rendirnos. Y necesitamos ser muchos más.

¡Vamooooooooooooooooooooooooooo!

¿NOS HEMOS LUCRADO?

Mongolia es un proyecto satírico que, como la totalidad de las empresas, cobra por su oferta cultural, que adopta formas diversas: edita una revista, estrena obras de teatro, produce espacios televisivos, publica libros, etc. Si a partir de ahora, a tenor de la sentencia del Tribunal Supremo, los medios satíricos tenemos que pedir permiso a las personas objeto de la sátira resulta evidente que cualquier proyecto satírico pasaría a ser absolutamente inviable en nuestro país, teniendo en cuenta que Ortega Cano es un personaje público con presencia constante en la prensa del corazón y con comportamientos que han generado con frecuencia un debate social legítimo (la tauromaquia, la necesidad de no mezclar el alcohol y la conducción de vehículos, el cumplimiento de las penas y la petición de perdón, etc.).

Aún y así, la sentencia del Tribunal Supremo es descorazonadora también por su falta de conexión con la realidad más factual: asegura que el cartel anunciaba “un concierto”, cuando se trataba obviamente de una obra satírica, y sostiene que teníamos ganancias de 1.000 euros mensuales cuando ni siquiera quedaron 1.000 euros netos.

Ojo: ¡y se trató de una operación de máximo riesgo! La visita de Mongolia a Cartagena fue especialmente accidentada porque el obispo convocó una misa de desagravio, a la que asistieron buena parte de las autoridades locales, y una concentración ultraderechista en frente del teatro increpó y asedió a todos los que se atrevieron a entrar. La sentencia del Supremo es el remate: ¡40.000 euros de multa para Mongolia!

MONGOLIA: UN PROYECTO PARA ENSANCHAR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La sátira no es sólo un componente esencial de la libertad de expresión, sino también de la base misma de la democracia desde los tiempos de la Antigua Grecia hasta el punto de que es un muy buen indicador sobre la salud de la democracia: los países occidentales con mayor tradición satírica -y mayor protección legal para hacerla posible- son también los de mayor tradición democrática: Francia, Reino Unido, EEUU…

Mongolia nació en 2012 con el objetivo explícito de ayudar a ensanchar el espacio de la libertad de expresión en España para homologarla a las democracias más avanzadas. Lamentablemente, la evolución ha sido la contraria, como atestigua la aprobación de la Ley Mordaza. Mongolia ha vivido este retroceso en sus propias carnes: el espectáculo satírico que representó en Cartagena motivó la celebración de una gran misa de desagravio oficiada por el obispo, a la que asistieron las fuerzas vivas de la ciudad y dirigentes de la mayoría de partidos políticos, una concentración ultraderechista frente al teatro, que intimidó e insultó a los que se atrevieron a acudir a la obra, y, finalmente, la demanda de Ortega Cano contra Mongolia y la sucesión de sentencias judiciales que le dieron la razón, en 2017, 2019, y 2020. La ratificación de la condena por parte del Tribunal Supremo la convierte en firme, lo que exigirá un desembolso de más de 60.000 euros entre indemnización, intereses y costas del abogado del matador.

Imponer una penalización económica tan desproporcionada por una simple viñeta satírica es un mecanismo habitual en las democracias poco consolidadas para sacar de circulación a elementos incómodos sin tener que recurrir formalmente a la censura explícita. Pero obviamente la asfixia económica es también una forma de censura y un aviso a navegantes: si no te portas bien, tendrás que cerrar porque no podrás pagar las multas.

En sus ocho años de existencia, Mongolia no ha recibido jamás ni un solo euro de subvención pública y sus cuentas dependen básicamente de su propia comunidad de lectores y suscriptores, que pagan a cambio de la oferta cultural satírica de la empresa. Un modelo de negocio que ahora la sentencia del Tribunal Supremo pone en cuestión y en la práctica lo convierte en inviable.

Preguntas frecuentes

Aún no hay ninguna publicada.

¿Tienes alguna otra duda o pregunta?

187 comentarios

Si ya eres mecenas, iniciar sesión para comentar.

  • Carpanteiras

    Carpanteiras

    2 días

    Toda la fuerza Mongoles! Seguid asi💪💪

  • Antonio Matinez Cantos

    Antonio Matinez Cantos

    3 días

    Ánimo!!, seguid dando cera!!

  • Daniel Anadón M

    Daniel Anadón M

    8 días

    Sus quiero

  • Juan Carlos Alonso Hernando

    Juan Carlos Alonso Hernando

    10 días

    ¡Aupa Mongolia!

  • Manuela Emilia Daimiel Ramos

    Manuela Emilia Daimiel Ramos

    12 días

    Por la libertad de expresión

  • Edu

    Edu

    12 días

    Mongolia, no te calles

  • Lorena

    Lorena

    12 días

    No más estocadas!

  • Nines

    Nines

    13 días

    Gracias por hacerme digerir la realidad con una sonrisa,sabe mejor 🤣

  • CECI VICO

    CECI VICO

    13 días

    Aguante Mongolia!!!

  • Jorge Abadía

    Jorge Abadía

    15 días

    No dejéis de hacer vuestras críticas, pese a quien le pese. Muchas gracias.

#03 / Españoles, Mongolia no ha muerto

Nuestro anuncio en youtube
Nuestro anuncio en youtube

Mongolia, 19 de enero de 2020

La decisión del Tribunal Supremo de ratificar la condena a Mongolia por una viñeta satírica sobre el exmatador José Ortega Cano no se ha llevado por delante este proyecto de periodismo irreverente e insumiso, por mucho que tenga las cuentas tiritando. La extraordinaria movilización del pueblo mongol lo ha impedido. Ya lo podemos decir: españoles, ¡Mongolia no ha muerto!

Es gracias a vosotros, los casi 1.600 mecenas que habéis aportado ya los 60.000 euros que estimamos que vamos a necesitar para hacer frente a la sentencia, a punto de ejecutarse. Esta cantidad es la suma de la indemnización impuesta por el Alto Tribunal (40.000 euros), las costas de los abogados del extorero y los intereses, puesto que el fallo en primera instancia se remonta a 2017.

A todos los que habéis contribuido a dar semejante disgusto -¡Mongolia podrá seguir molestando!-leer más

#02 / ¡Milagro, milagro! Ahora vamos a por los 60.000€

La respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo, que amenazaba la supervivencia de Mongolia al obligarnos a pagar una suculenta indemnización al exmatador José Ortega Cano, ha sido verdaderamente emocionante: ¡en apenas tres días hemos conseguido recaudar los 40.000 euros necesarios para evitar que la estocada fuera fulminante y mortal!

¡Muchísimas gracias por el extraordinario apoyo a este proyecto de periodismo independiente e insumiso! Lo consideramos una auténtica señal divina: ¡hemos juntado todas estas aportaciones mientras la Humanidad entera se estaba preparando para celebrar la llegada del Mesías, uno de los personajes más veces satirizado por Mongolia!

El hito ha sido si cabe más extraordinario porque la sentencia nos ha permitido descubrir hasta qué punto molestamos a patriotas de todo pelaje y condiciónleer más

#01 / GRACIAS POR ESTE APOYO ABRUMADOR

Gracias por ayudarnos a cortar con la censura
Gracias por ayudarnos a cortar con la censura

Queridas y queridos mecenas, nos encantaría agradeceros personalmente pero hoy ha sido un día larguísimo. Lo haremos estas semanas. Estamos muy agradecidos porque habéis respondido con un apoyo abrumador que nos está llevando al objetivo aunque todavía nos queda un buen trecho ya que es una meta conservadora. Necesitaríamos recaudar unos 50.000 euros.

Os pedimos que compartáis esta recaudación con quien consideréis para conseguir los mayores fondos posibles para llegar a las instancias necesarias.

Os recordamos que también podéis compartir la suscripción, la aportación o la compra en la tienda para apoyarnos con algo a cambio.

Suscripción: revistamongolia.com/suscripciones

Donación: revistamongolia.com/aportacion

Tienda: tienda.revistamongolia.com

No sabemos qué decir más, salvo que estamos muy emocionados por vuestro apoyo.

¡Viva Mongolia!

Utilizamos cookies propias para poder ofrecer nuestro servicio y de terceros para fines analíticos y mostrarte publicidad personalizada a partir de tus hábitos de navegación. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aquí.