Para poder interactuar correctamente y obtener el mejor funcionamiento posible de nuestro sitio web, te recomendamos que actualices tu navegador a una versión más reciente o utilices otro como Chrome o Firefox.

¡ Estrenamos nueva web !
Estás leyendo Creadores Verkami 6 #Periodismo: Roger Palà

Creadores Verkami 6 #Periodismo: Roger Palà

el 09 Julio 2014 en Historias Verkami

Contrariamente a la creencia generalizada, la gente no ha dado la espalda a la prensa, simplemente, con unos grandes medios de comunicación entregados a la superficialidad de los estresantes 140 caracteres y claudicados a intereses comerciales o institucionales, demanda otra prensa, aquella que, a ritmo pausado pero constante, hurga en la actualidad desde la investigación y el análisis. Reflejo de ello es el éxito de Crític, el proyecto impulsado por los periodistas barceloneses Roger Palà, Sergi Picazo y Joan Vila, que en cuestión de días ha conseguido a través de Verkami los 25.000 necesarios para materializarse. Un medio digital (que puntualmente también tendrá su expresión en papel) que, hallando en la política, economía y sociedad sus tres ejes rotores, aboga por el periodismo con sentido, evidentemente, crítico.

Texto: Oriol Rodríguez
Foto portada: Cristina Calderer - Ara.cat

¿De dónde surge este #sentitcrític?

Venimos de la experiencia de haber hecho durante tres años el Anuari Mèdia.cat, edición financiada a través de micromecenazgo. Esta aventura nos permitió comprobar que había un público que demandaba un periodismo en profundidad que fuera más allá de los titulares, y que al mismo tiempo tuviera una voluntad crítica, una vocación para poner el foco sobre aquellos temas que los grandes medios habitualmente, por presiones políticas, económicas, o por sus dinámicas de trabajo, no tocan.

Queremos monitorizar la actividad del poder político y económico

Teniendo esta base, pensamos hacer un producto que nos permitiera trabajar este tipo de periodismo que nos gusta durante los 365 días del año. Así nació Crític. También existe la voluntad de llegar a otros públicos, a aquellos que quizás conocen el Anuari de lejos o tienen contacto con medios alternativos, pero ambicionan un producto profesional, bien hecho. Gente que se hace preguntas y busca respuestas que el periodismo actual no le da. Nosotros intentaremos encontrarlas.

Un objetivo, este sentido crítico, que debería ser parte de la razón de ser del periodismo. Parece, sin embargo, que buena parte de la prensa ha abdicado.

No generalizaría. En los medios todavía hay gente que batalla día a día, muchas veces contra la voluntad de sus propios jefes. Hay muchos periodistas de base que trabajan como hormigas para sacar buenas historias. No sólo eso, sino que hay medios que dan espacio a buenos reportajes de investigación. Pero, ciertamente, es difícil porque los medios son víctimas de unas rutinas de producción muy bestias, estresantes y enloquecidas. Con el estallido de las redes sociales, tenemos sobredosis de información. Por otra parte, es obvio que los medios catalanes, así como los del resto de España y en general en todo el mundo, están totalmente sometidos a sus anunciantes, así como al poder público a través de ayudas y subvenciones.

¿Cómo se alejará Crític de estas dinámicas?

Creando un espacio de comunicación de estructura profesional, pero que dependa de otra fuente de financiación: los mismos lectores. Volviendo a poner en valor la labor del periodista, y que aquella gente que antes compraba periódicos sea la que financie un proyecto como el nuestro.

Más allá de Crític, son varios los proyectos periodísticos aparecidos en los últimos años con esta misma voluntad.

Y creemos que es muy positivo que haya muchos medios con este espíritu. Es lo que nosotros llamamos minifundismo periodístico. Unos medios, casi siempre, con un sistema de trabajo mucho más horizontal y democrático que los grandes medios tradicionales. Un hecho, la irrupción de todos estos medios alternativos, consecuencia, seguramente, de la crisis que sufre el sector: si un periódico o una revista cierra, sus redactores deben buscarse la vida para seguir trabajando. Pero también creemos que, en parte, es debido al fin de un régimen. En Cataluña, y en el Estado Español, el régimen nacido durante la Transición se ha agotado. No sabemos qué nos deparará el futuro, pero intuimos que nos traerá cambios importantes. Es en estos momentos de cambio cuando la gente se arriesga, porque tiene más ganas de incidir socialmente, y aparecen nuevas formas de hacer y trabajar. Por eso los proyectos de crowdfunding y suscripción popular cada vez funcionan mejor.

Sorprende, no sólo el éxito inmediato que ha tenido el proyecto a la hora de financiarlo, sino el apoyo previo que ha tenido de figuras de la influencia y relevancia de, entre otros, Joan Manuel Tresserras, Arcadi Oliveres, Antonio Baños, Mònica Terribas, Oleguer Presas, Ada Colau…

Somos periodistas de base y no tenemos detrás un gran apoyo financiero o editorial, pero sí conocemos cómo funciona el marketing social, y hemos estructurado una campaña muy pensada en este sentido. Por otra parte, Crític no nace ahora, sino que venimos dándole vueltas a la idea desde hace dos o tres años, y comienza a caminar hace más de uno, momento en el que establecemos que la fórmula con la que erigir el proyecto será una cooperativa que contará con socios colaboradores que aportarán un pequeño capital de entre 1.000 y 3.000 euros. Es entonces cuando, avalados por todos nuestros años de trabajo, empezamos a tejer una primera red de cómplices. Paralelamente, también empezamos a idear una campaña de comunicación pensando con mucho cuidado a qué público nos queremos dirigir.

Ilustración de Jordi Borràs
Ilustración de Jordi Borràs

¿A quién queréis llegar?

Desde el principio creímos que sería un error dirigirnos a aquellos más cercanos a nosotros. Evidentemente, es nuestra gente y la queremos cerca de nosotros y que nos apoyen, pero también queremos ir más allá. El objetivo era cruzar esta frontera, romper nuestros marcos autorreferenciales. Creemos que lo estamos consiguiendo, pero necesitábamos la complicidad de gente de los medios, de personajes socialmente influyentes. Personas que ponen su marca al servicio de un proyecto con el que quizá no comulgan del todo, pero simpatizan con la idea de que hay una necesidad de que un proyecto así pueda ir adelante. Por los datos que tenemos sobre los mecenas que han hecho su aportación en Verkami, hemos comprobado que hemos conseguido un público nuevo. Hay una base que es la del Anuari Mèdia.cat, pero el 80% de los mecenas de Crític son nuevos.

¿Conseguir una nueva audiencia añade presión al ya de por sí complicado reto de iniciar un proyecto de la envergadura de Crític?

Nos gusta trabajar bajo presión. Cuando financiamos el primer Anuari Mèdia.cat, a pesar de ser un objetivo mucho más humilde, conseguimos el dinero necesario en solo un día. Vaya, que la presión para hacer bien el trabajo la tenemos, evidentemente, y nos podemos equivocar, porque los periodistas no somos infalibles, pero nos avala nuestro pasado y la ilusión por este nuevo reto. Además, los mecenas serán el termómetro perfecto para saber si estamos haciendo bien el trabajo o no.

Están apareciendo muchos proyectos de periodismo alternativo, pero también hay cierto efecto gaseosa: de salida la gente recibe con mucho entusiasmo la propuesta, pero con el tiempo este entusiasmo se desbrava.

Toda campaña de marketing conlleva una generación de expectativas sobre el producto que promociona. Pero también es verdad que nosotros no partimos de cero. Como he explicado, nuestra referencia directa es el Anuari Mèdia.cat, y mucha de la gente que nos ha apoyado sabe que está apostando por un proyecto que, aunque diferente, irá en esta misma línea. La preocupación por este efecto gaseosa existe, y la única herramienta que tenemos para que el entusiasmo no se desbrave es trabajar para aportar buen periodismo y buenos temas. Nuestra voluntad es consolidar este espacio, objetivo que, si el proyecto es sólido y hay sustancia, no creemos tan difícil. Debemos hacer bien dos cosas: buenos reportajes y ser capaces de comunicar este trabajo. De momento, hemos podido demostrar ambas cosas.

¿Qué contenidos encontraremos en Crític?

Los tres grandes ejes de Crític serán política, economía y sociedad. Queremos monitorizar la actividad del poder político y económico. Este debe ser nuestro motor funcional: rascar en diarios oficiales, documentaciones... Será difícil, porque no tenemos los recursos de los grandes medios, pero en cambio tenemos lo más preciado que, justamente, ellos no tienen: tiempo.

Los mecenas serán el termómetro perfecto para saber si estamos haciendo bien el trabajo o no

Nuestro ritmo de publicación será un gran artículo semanal, que en primera instancia estará disponible en el sitio web sólo para nuestros suscriptores, aquellos que hayan pagado; contenidos, sin embargo, que posteriormente estarán disponibles para todo el mundo. Diariamente también aparecerá una noticia tratada desde el análisis de alguno de nuestros colaboradores, alguna pieza de opinión o alguna entrevista. Pocos temas pero muy bien trabajados. Otra de nuestras ideas es que Crític tenga una expresión en papel cada año, que aborde en profundidad el gran tema de ese curso. La primera revista monográfica que publicaremos será sobre el proceso catalán.

¿No hay sobredosis informativa sobre este tema, el proceso catalán?

Intentaremos hacerlo desde una perspectiva diferente. Más plural, abierta, crítica y autocrítica, que es lo que a veces nos falta al tratar el tema desde Cataluña. No será una revista independentista, ni de ningún otro "ista". Será una revista que ofrecerá un tratamiento periodístico a este momento, que intuimos relevante e importante. Creo que la gente demanda información sobre el proceso, pero que ésta no esté refugiada en la trinchera de ninguno de los dos bandos.

¿Un proyecto como Crític sólo se puede concebir desde el micromecenaje?

Por lo menos, nosotros lo concebimos así desde el inicio. Cuando hicimos el plan de empresa ya tuvimos claro que tenía que haber un mínimo de 25.000 euros que debían proceder del micromecenaje. No sé si de otro modo sería posible, pero debería plantearse todo de una manera muy diferente. Es obvio, sin embargo, que el micromecenaje, en proyectos como el nuestro, es una herramienta vital. He participado de varias campañas a través de Verkami y, aunque no creo que sea la gallina de los huevos de oro, porque te lo tienes que currar mucho, te ofrece un abanico de posibilidades muy grande. Quizás hubiéramos podido ir a buscar personalmente a 700 personas que nos dieran 40 euros cada una, pero no hubiéramos conseguido nuestro objetivo en tres días, eso seguro.

El periodista y escritor Antonio Baños (Barcelona, 1967)
El periodista y escritor Antonio Baños (Barcelona, 1967)

+ info

Twitter: @RogerPala
Web personal: RogerPalà.cat

Campaña en Marcha: Crític, periodismo de investigación
#SentitCrític: SentitCrític.cat
Facebook.com/SentitCritic
@SentitCritic

Observatorio crítico de los medios: Mèdia.cat
Campañas Crowdfundeadas: Anuario Mèdia.cat: Los silencios mediáticos de 2011, 2012 y 2013.

2 comentarios

iniciar sesión o Registrarse para comentar esta entrada.

  • Jonàs Sala

    Jonàs Sala
    Verkami

    3 años

    Aún quedan 9 días para aportar! Llegar a los 1.000 subscriptores hará que el medio pueda asegurar con la campaña una continuidad indispensable para una propuesta como esta.

  • rosa ines garrido fernandez

    rosa ines garrido fernandez

    3 años

    Me gusta mucho la idea y me comprometo a aportar lo que pueda

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando aceptas su uso.