Para poder interactuar correctamente y obtener el mejor funcionamiento posible de nuestro sitio web, te recomendamos que actualices tu navegador a una versión más reciente o utilices otro como Chrome o Firefox.

¡ Estrenamos nueva web !
Estás leyendo El Diari Indultat, quemar después de editar

El Diari Indultat, quemar después de editar

el 09 Agosto 2016 en Historias Verkami

El fotógrafo Eduardo Nave es el editor de DÚO, un periódico, según su propia definición, monotemático y de aparición imprevisible que explora y reivindica el formato reportaje desarrollado entre un escritor y un fotógrafo. Le acompaña en la coordinación de esta genial aventura, Juan Valbuena. Siempre inquietos, siempre maquinando ideas alocadamente extraordinarias, un día, charlando sin más, al tándem Nave-Valbuena se le ocurrió una nueva chaladura: “Hacer una publicación en un día”, rememora Nave. Así nació, y poco después murió, El Diari Indultat.

Texto: Oriol Rodríguez

Como todos los mensajes que recibía el entrañable Inspector Gadget, El Diari Indultat fue desde su inicio un proyecto predestinado a autodestruirse, a desaparecer. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Para qué?

Eduardo Nave citó en Valencia a fotógrafos de referencia estatal, así como a escritores y colaboradores de otras disciplinas artísticas. La propuesta era que ofrecieran su visión de las Fallas de 2016. El objetivo, que con el resultado de este trabajo colectivo se editara un fotolibro en formato de periódico con una tirada numerada y limitada.

“Buscábamos conformar un termómetro de la fotografía estatal”

La logística parece más propia de un thriller de acción que de una efímera aventura editorial. Durante los días 15, 16 y 17 de marzo de 2016 los fotógrafos convocados tendrían patente de corso para crear los contenidos que quisieran. Simultáneamente, en un piso alquilado, amueblado con diez camas para que pudieran echar esporádicas cabezaditas, los miembros del equipo instalarían su centro de operaciones. Durante el día 18 editarían fotos y textos, ajustarían las imágenes para obtener resultados óptimos en imprenta, y maquetarían esta obra inusual. Una actividad frenética que finalizaría con El Diari Indultat, ya creado, entrando en rotativa esa misma noche. Los que no fueran indultados a través de la campaña de Verkami, arderían la noche del 19 de marzo de 2016.

Foto de [Nerea Coll](https://www.instagram.com/p/BD6dFbLnfTU/)
Foto de [Nerea Coll](https://www.instagram.com/p/BD6dFbLnfTU/)
Foto de Nerea Coll

CAGÁNDOSE EN LA MODA

“Buscábamos conformar una especie de termómetro de la fotografía estatal”, descubre Nave. “Los fotógrafos tenían libertad total. El único requisito era entregar mínimo una imagen”. La reacción de fotógrafos, escritores, editores y resto de colaboradores cuando Nave les propuso formar parte del proyecto fue de entusiasmo. “Casi todos decían que era una locura pero que les encantaba”. Miguel Oriola, Paco Junquera, Pablo Juliá, Miguel Trillo, Joan Fontcuberta, José Manuel Navia, Enrique Algarra, Juan Manuel Castro Prieto, Pierre Gonnord, Rafael Trobat, Fernando Maquieira, Sofía Moro… son solo algunos de los nombres del más de medio centenar de fotógrafos que acudieron a la llamada.

Junto a estos, escritores como Horacio Fernández, Oliva María Rubio y Érika Goyarrola. Lista de pirómanos que se completó con una amplia nómina de colaboradores implicados en tareas de edición y diseño gráfico, ilustración, corrección de textos e incluso campaña de crowdfunding. Eduardo apunta con especial énfasis que “no se podría hablar de todo este proceso de creación sin el trabajo previo de casi un año del equipo: Julio Cesar Gonzalez, Pollobarba, Pablo Chacón, Iván Navarro y un servidor. La organización y logística del proyecto fue demoledora”.

“Ante todo quisimos disfrutar, pero también cagarnos un poco en la moda del fotolibro”

Cabe suponer que, tras una acción com esta se escondía una declaración de intenciones, que tras la cremà se ocultaba un propósito artístico, social o incluso político. “Ante todo quisimos disfrutar”, insiste Nave. “Pero también cagarnos un poco en la moda del fotolibro. ¡En la especulación sobre todo!”. Juguemos hoara a ejercer el papel de abogado del diablo. Si El Diari Indultat irrumpía con la voluntad de ironizar sobre la moda del fotolibro… Aunque con un formato completamente diferente y sin una gran editorial detrás, ¿el éxito del proyecto y su campaña en Verkami no los alineaba con el hype? “Creo que no”, contragolpéa Nave con rotundidad. “Nuestro libro ya no existe. Se creó y destruyó en un día y no se volverá a repetir nunca. No se trata de tener éxito o no, se trata de no especular, de no vender humo. ¡Nosotros no vendimos humo! ¿O sí?” (ríe).

© El Diari Indultat
© El Diari Indultat
© El Diari Indultat vía Clavoardiendo

Por cierto, para todos aquellos que llegasteis tarde a la campaña o la acabáis de descubrir y estáis interesados en conseguir una copia del Diari, si os espabiláis aún podréis pillar alguno: “La librería Ivorypres (Madrid), la librería Swinton&Grant (Madrid), la librería Railowsky (Valencia) y la editorial Phree indultaron ejemplares para los rezagados”.

LA CREMÀ

Acabo de consultar el origen de Les Falles en ese pozo de (no siempre fiable) sabiduría que es Wikipedia. Explica la enciclopedia virtual que en catalán antiguo (o valenciano antiguo, que no es cuestión de herir susceptibilidades) la palabra falla servía para nombrar las antorchas que se colocaban en lo alto de las torres de vigilancia. Ya en el Llibre dels Fets, crónica del reinado de Jaume I el Conqueridor, se dice que las tropas llevaban fallas para iluminarse, tanto para el camino como a la entrada de las tiendas de campaña. También se utilizaban las fallas para alumbrar una fiesta. Más adelante se hace referencia a este término para referirse a las hogueras que se encendían en vísperas de fiestas extraordinarias y patronales. Y según el Marqués de Cruïlles, el origen de la versión popular de las Falles fue originado por el gremio de carpinteros, que quemaban en la víspera del día de su patrón, San José, en una hoguera purificadora, las virutas y trastos viejos sobrantes, haciendo limpieza de los talleres antes de entrar la primavera.

Foto de Lluïso LLorens
Foto de Lluïso LLorens
Foto de Lluïso LLorens vía Clavoardiendo

Actualmente, les Falles son una fiesta de Interés Turístico Internacional. Durante todo el año, los distintos barrios de Valencia construyen sus Falles, enormes esculturas de cartón piedra, guiados por su artista fallero. En ellas reflejan sus anhelos y sueños, con guiños satíricos a la actualidad. La noche del 19 de marzo, todos estos monumentos son quemados a la vez. Cada año, elegido por votación popular, solamente se salva del fuego un muñeco, el llamado ninot indultat.

“La cremà fue emotiva y liberadora. El fuego lo limpia todo”

Los ejemplares no amnistiados de El Diari Indultat perecieron en la Falla Arrancapins, falla centenaria que mantiene el concepto original de la fiesta: quemar lo viejo para dar paso a lo nuevo. “La relación con Arrancapins fue muy fácil. Son una pequeña-gran Falla y entendieron perfectamente nuestro proyecto. Nos apoyaron desde el minuto uno. La cremà fue emotiva y liberadora. El fuego lo limpia todo”.

Foto de Lluïso LLorens
Foto de Lluïso LLorens
Foto de Lluïso LLorens vía Huffington Post

MICROINDULTO

“Nos decidimos a financiar la aventura a través del micromecenazgo porque era la única forma que intuimos factible para impulsarla. Este ha sido un proyecto pensado para y por el mecenas”, reconoce Eduardo Nave, del mismo modo que admite que la parte más dura de la campaña fue su preparación: textos, vídeos, economía… El esfuerzo mereció la pena. Su objetivo inicial era sumar 13.500 euros. Casi alcanzaron los 25.000. Un éxito que, justamente, relaciona con la preparación previa de todo el proyecto, así como al movimiento diario en las redes sociales. “Nos ha sorprendido el apoyo incondicional que hemos tenido desde el primer día por parte de los mecenas. Del mismo modo que también nos sorprende que, aún a día de hoy, ¡algunos de ellos no han recogido su Diari!” (ríe).

“Este ha sido un proyecto pensado para y por el mecenas”

“En función del proyecto, el micromecenazgo es una plataforma de lanzamiento excelente. Aun así, considero que es útil para muchas aventuras pero no para todas. Creo que es más válida para proyectos de implicación colectiva y no tanto para las de cariz más personal”. Su consejo para aquellos que le estéis dando vueltas a impulsar vuestra idea a través del crowdfunding es, tan sencillo como imprescindible en su ejecución si se quiere materializar el objetivo, que “os dediquéis en cuerpo y alma. Que hay que trabajar mucho para que la campaña salga bien”.

+ Info

Campaña Verkami

Web eldiariindultat.com
Twitter | Facebook | Instagram

2 comentarios

iniciar sesión o Registrarse para comentar esta entrada.

  • casas rurales con encanto ademuz

    casas rurales con encanto ademuz

    8 meses

    Os adrezco el compartir con todos nosotros toda esta interesante información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este post.

    Saludos

  • Santiago

    Santiago

    11 meses

    Mientras no quemeis la camara todo bien Los fotografos esos grandes piromanos

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando aceptas su uso.