2015 — VERKAMI: 5 años haciendo historia del crowdfunding
×

El blog de verkami

Petando la piñata

Érase dos veces… Una segunda oportunidad para los cuentos de siempre

Cuatro Tuercas es el pequeño estudio de Belén y Pablo. A través de él y a lo largo de estos últimos años, esta pareja de Madrid ha realizado trabajos de diseño, vídeo, campañas de publicidad… “Combinamos encargos para clientes que nos alimentan el cuerpo con proyectos personales que nos alimentan el alma”, explica Belén. “Y aquí se enmarca el proyecto editorial”. Esta aventura literaria es Érase dos veces, proyecto con el que han reformulado cuentos clásicos como Caperucita, Blancanieves, Cenicienta, Hansel y Gretel, La bella durmiente, o La bella y la bestia del que ya han editado cuatro volúmenes, todos ellos proyectados en Verkami con campañas cada una de ellas más exitosa que la anterior. “Creo que el secreto de nuestro éxito es que ha conectado con la gente dando respuesta a una necesidad que existe. De hecho, muchas mecenas nos comentan que cada noche, antes de conocer Érase dos veces, ya se inventaban sus propias versiones de los clásicos”.

Texto: Oriol Rodríguez

Cuando Belén y Pablo comenzaron a leer cuentos a su hija Violeta les chirriaron muchas cosas. Casi sin darse cuenta, le estaban inculcando que la belleza es imprescindible en la vida, que siempre tenía que esperar a que un hombre la rescatara, que debía ser sumisa y aceptar su destino. Le transmitían que no podía ser valiente, que el amor está predestinado y que todo lo puede, y que debía llevar zapatos de tacón y estar siempre perfecta para gustar a los hombres. Le enseñaban que a los niños se les abandona en el bosque, que debe obedecer siempre sin rechistar, que los lobos son malos y que debe temer a las brujas. Al final se saltaban tantas partes, tapaban tantas ilustraciones, que decidieron que no leerían más cuentos. “No era lo que queríamos contarle. Y pensamos que tampoco eran adecuados para nuestro segundo hijo, Nicolás. No queremos que crea que las chicas son débiles, que debe protegerlas, que la belleza es una cualidad imprescindible y que debe asumir la violencia como algo cotidiano”. Fue así como decidieron dar una segundo oportunidad a los cuentos de siempre pero reinventándolos. Nacía Érase dos veces.

“Muchos cuentos clásicos transmiten sexismo y violencia”

“Muchos de estos cuentos, escritos hace siglos, transmiten sexismo y violencia. Sexismo, porque nos muestran modelos de mujeres y hombres ya caducos y que han de desterrarse. Violencia, tanto física como simbólica. De la primera: lobos que se comen a los niños, brujas que los asan, madrastras que quieren asesinar a sus hijas… De la segunda: princesas que siempre han de ser hermosas y delgadas, que renuncian a todo por amor, niños que siempre han de obedecer a riesgo de que les ocurran cosas horribles». Belén destaca el sexismo que rezuma La bella y la bestia, que describe como una historia de violencias machistas disfrazadas de amor romántico. «Es perverso como contamos a nuestros peques que, alguien que te secuestra, humilla, amenaza y grita, en realidad lo hace por amor. Y que si le quieres, debes quedarte porque tu amor infinito conseguirá cambiarle». También apunta a la violencia que amaga Hansel y Gretel, los hermanos abandonados en el bosque por sus padres y acogidos por una bruja que los quiere cocinar a la parrilla. «Un cuento ideal para irse relajado a la cama y dormir de un tirón toda la noche». Roles, modelos y actitudes sexistas, caducas y desfasadas que se siguen ensalzando a través de muchas de la producciones de la factoría Disney. «Y lo peor es que lo hacen de manera dulce, con canciones y estelas de color. Se observa una evolución en sus nuevos personajes femeninos, pero los grandes clásicos, que aún se siguen viendo y vendiendo, han hecho muchísimo daño, especialmente en cuanto a temas de sexismo. Afortunadamente, las pequeñas editoriales cada vez se esfuerzan más por contar historias basadas en la coeducación y en valores de igualdad».

VERKUENTEANDO

Una de esas pequeñas editoriales es la suya, creada con la intención de reescribir los clásicos de la literatura infantil desterrando los viejos modelos nocivos para enfatizar esos valores de igualdad. Definitivamente, el gran atractivo de su colección de cuentos es que Belén y Pablo siguen la línea argumental original, respetando los grandes momentos de cada cuento, pero tratados de forma diferente. Están presentes los principales elementos de cada historia, pero con matices muy distintos. Y en esa comparación es donde se pueden abrir debates entre madres y padres e hijos, donde se puede preguntar y cuestionar lo establecido. «Además, hemos querido mantener la atemporalidad y la magia de los clásicos. Y no renunciar a que sean historias divertidas, que, además de transmitir valores, den ganas de leer una y otra vez».

«Hemos querido mantener la atemporalidad y la magia de los clásicos, pero transmitiendo otros valores»

Tampoco han querido ocultar que en la vida hay conflictos, que también hay personajes terribles y que suceden cosas malas. Vaya, que reescribir no es edulcorar. “Por supuesto. En nuestras historias hay conflicto, ahí reside la emoción, pero es diferente al del clásico. No son cuentos blanditos ni edulcorados. Quien opine que queremos hacer historias políticamente correctas y pintar un mundo de color de rosa, es que no ha leído nuestras historias”. Hace cuatro años que empezaron con el proyecto y hasta ahora han reformulado 12 cuentos: Caperucita, Blancanieves, Cenicienta, Hansel y Gretel, La Sirenita, La bella durmiente, Los tres cerditos, Pinocho, La bella y la bestia, El patito feo, Rapunzel y La ratita presumida. “Con temas variados, no solo tratamos el sexismo y la violencia, si no también la obediencia ciega o el bullying”.

VERKONTANDO

Recuerda Belén que descubrieron Verkami a través de las redes, cuando supieron de un proyecto que les encantó y del que inmediatamente se hicieron mecenas: La peluca de Luca. Ya entonces vislumbraron que Verkami era la mejor opción para lanzar sus proyectos. “Una campaña de micromecenazgo te permite testar el mercado, saber el interés real que despierta tu proyecto sin asumir grandes riesgos. Y esto es un verdadero lujo. Máxime en el sector editorial, que es tan impredecible”, resalta. “Además, Érase dos veces pretende ser un proyecto de mucha gente y dar respuesta a las inquietudes comunes de muchas madres y padres”.

“Nos emociona ver que tantas personas se unen a un viaje por el cambio, por un mundo más igualitario”

La campaña para el primer volumen de Érase dos veces se remonta a casi cuatro años atrás. Lo primero que planificaron fue costes, inversiones, músculo de sus redes, recompensas… “Y cuando todo esto estaba claro, nos dedicamos a algo tan esencial como calentar el ambiente. Empezamos a contar en nuestro Facebook el proyecto, a compartir informaciones sobre sexismo, mostrar otros cuentos que no nos gustaban”. La idea era crear una corriente favorable hacia lo que su proyecto significaba, empatizar con los mecenas para que lo sintiesen suyo. “El crowdfunding es una experiencia muy intensa y gratificante porque la respuesta de la gente ha sido siempre impresionante. Nos emociona ver que tantas personas se unen a un viaje por el cambio, por un mundo más igualitario”.

Belén y Pablo han protagonizado un total de cuatro campañas. En la primera el objetivo era de 8.500 euros y consiguieron 18.605. En las tres posteriores aspiraban a lograr 11.500 euros y no solo lo alcanzaron sino que siempre lo han superado, incluso triplicando la meta (casi 35.000 euros) en la última. “El boca a boca y las redes sociales han hecho que nuestros cuentos se vayan conociendo en círculos cada vez más amplios. Durante los 40 días de campaña, los cuentos se pueden conseguir a un precio bastante más bajo que después en tiendas. Además, hay muchas personas para las que es muy importante aparecer en la última página de los cuentos y sentirse parte real del proyecto. A nosotros nos encanta esa sensación de proyecto colectivo”. Sorprendidos, encantados, emocionados, ilusionados… así de maravillados se sienten al ver la respuesta de la gente ante su proyecto. Ante tal entusiasmo, ¿habrá Érase dos veces... cinco y seis y siete...? “Pues aún no sabemos. Nos queda algún titulo en el tintero que merece una revisión, pero también nos apetece sacar algo distinto, creado desde cero”, revela Belén. “Estamos en pleno debate interno ahora mismo. Las últimas noticias indican que algún título caerá”. Mientras tanto, si sois de los que os llegasteis tarde a las campañas, poder conseguir su colección de cuentos revisitados Érase dos veces escribiendo un email a erasedosveces@cuatrotuercas.com.

VERKONSEJO

Que todo aquel que tenga un proyecto, lo intente, por supuesto, pero que se implique y no espere milagros. Hay que trabajar mucho. Primero, tener un proyecto que pueda interesar a los mecenas, por la razón que sea. Tener una buena red previa es imprescindible, no se debe lanzar un micromecenazgo para pedir colaboración solo a familia y amigos. Luego, diseñar una buena campaña, con objetivos reales y recompensas atractivas. Cuidar mucho la comunicación con los mecenas, implicarles, contarles cada parte del proceso, que vean que es algo tan tuyo como suyo. Y ser cumplidor en calidad y plazos. Bueno…. Y, por supuesto, ponerle creatividad y corazón a cada uno de los procesos.

+ INFO

Puedes conseguir los libros aquí

Web | Facebook | Twitter

Campaña Verkami Érase dos veces.... ¡cuatro!
Campaña Verkami Érase dos veces… y van tres :)
Campaña Verkami Erase dos veces… otra vez
Campaña Verkami Érase dos veces

0 comentarios en esta entrada
  • No hay comentarios
Añade un comentario
Últimas entradas