2015 — VERKAMI: 5 años haciendo historia del crowdfunding
×

El blog de verkami

Petando la piñata

Alex Llovet, fotografiando identidad y memoria

Quizás lo conoceréis como Profesor Manso, mitad de esta entusiasta coctelera de sonidos y ritmos que es The Pinker Tones. Pero el impulso artístico de Alex Llovet se expande mucho más allá del mundo de la música. Pulsión creativa multidisciplinar donde destaca su obra fotográfica. Amor por encuadrar imágenes que nació en el pequeño laboratorio de revelado que su abuelo materno tenía montado en su piso del Eixample barcelonés. Ya a los 19 años, su padre le regaló su cámara, una Canon AE1. Álex estaba a punto de irse de viaje a Marruecos con dos amigos. Allí fue donde disparó sus primeras imágenes, quedando definitivamente fascinado con esta forma de captar el entorno. "Poco tiempo después entré a estudiar fotografía en el Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya, y desde entonces nunca he dejado de hacer fotos". Como las que conforman Querido vecino, fascinante viaje por el pasado y presente de Mas Sauró, un barrio desconocido de Barcelona, ​​a través de los retratos y las reflexiones de sus habitantes, y Farway so close, otro viaje, pero este interior, en un intento para cohesionar el papel de padre con el de hijo a través de la fotografía. Proyectos compilados con dos fotolibros que impulsó a través de Verkami.

Texto: Oriol Rodríguez
Fotos: Alex Llovet

Empezamos por el primero de los proyectos... ¿Cuéntanos qué significa para ti el barrio de Mas Sauró?

Mas Sauró se ha convertido en mi hogar, en mi lugar en el mundo. Llegué a este barrio por casualidad hace unos 12 años, y poco a poco fui echando raíces. Es un lugar muy especial porque está muy conectado con la gran ciudad de Barcelona por el cordón umbilical que representa el tren, pero a la vez escondido en medio del bosque, en pleno parque natural de Collserola.

¿Cómo surge la idea de Querido vecino?

Querido vecino nació como una necesidad. Quería entender qué era lo que me fascinaba de este lugar y quiénes eran sus habitantes, o sea mis vecinos. Como reza el dicho popular: "Dime con quién vas y te diré quién eres”. En realidad estaba buscando mi identidad a través de la gente que vive a mi alrededor.

Retrato de Alex Llovet por Marcelo Aurelio Retrato de Alex Llovet por Marcelo Aurelio

¿Recuerdas cuál fue el primer vecino que retrataste?

¡Claro que lo recuerdo! Fue la familia de Sergi, Sole y Neken, unos buenos amigos. Empecé retratando a la gente que ya conocía bien y poco a poco fui ampliando el círculo. A cada familia que fotografiaba le pedía que me presentase a algunos de sus vecinos y así sucesivamente. Pero en el barrio también vive gente muy marginal que no se relaciona con casi nadie. En estos casos entablé una relación y me fui ganando su confianza poco a poco. Y no fue hasta al cabo de varios meses que les hablé del proyecto. Creo que todos necesitamos que nos escuchen. A todos nos gusta que nos presten atención y sentirnos importantes y reconocidos por el otro, aunque solo sea por unos momentos. Lo cierto es que solo hubo cuatro o cinco familias que por diversos motivos no quisieron participar, lo cual es un porcentaje bajísimo teniendo en cuenta que realicé 140 retratos.

“Con Querido vecino estaba buscando mi identidad a través de la gente que vive a mi alrededor”

El resultado tiene mucho estudio sociológico, retrato de un colectivo muy diverso pero a la vez con un gran espíritu de comunidad. ¿Era ésta una de las intenciones del proyecto o ha sido algo que ha surgido posteriormente?

Esto es algo que ha ido surgiendo sin darme demasiado cuenta. Claro que sabía que mi trabajo tendría una dimensión antropológica importante, pero no era consciente de hasta qué punto ayudaría a cohesionar el barrio, gracias al conocimiento mutuo de sus vecinos y por el simple hecho de compartir un proyecto en común.

El proyecto también tiene algo de tratado arquitectónico. De la misma manera que el tuyo es un barrio muy diverso socialmente, también lo es en su arquitectura.

Efectivamente. La arquitectura es un claro reflejo de la sociedad. En el caso de Mas Sauró, hay un abanico tan grande social y culturalmente hablando que es reflejo en miniatura de la sociedad catalana. Y ello se traduce literalmente en una arquitectura tan caóticamente heterogénea como fascinante. Tenemos desde chabolas y casas neo-rurales, a una casa modernista catalogada, pasando por casitas de veraneo de los años 60, chalets de madera o casas modernas "de arquitecto”.

Las fotos las hiciste con una Hasselblad, una vieja cámara analógica de los 50. ¿Qué efecto le ha dado esta en las fotografías?

He de reconocer que la decisión de trabajar con una Hasselblad antigua tuvo un pequeño componente de romanticismo. Cuando estudiaba fotografía, estas cámaras eran inaccesibles por su elevadísimo precio. Ahora, con la implantación y normalización de la fotografía digital, puedes encontrarlas en eBay a precios de risa. ¡Así que decidí cumplir un viejo sueño! Pero también es cierto que me ayudó muchísimo a romper el hielo con muchas familias. Es una cámara bastante lenta de trabajar. Llegaba allí y sacaba el chasis, cargaba la película, montaba la cámara en el trípode, encuadraba, medía la luz… y todo este tiempo de preparación me permitía entablar una conversación con las personas, y ganarme un poco su confianza. Pero además, todo aquel ritual teñía la ocasión de la solemnidad que se merecía, haciendo que los retratados sintiesen la importancia del proyecto y por tanto, de su presencia en él.

“Mas Sauró es un reflejo en miniatura de la sociedad catalana”

Y dos años más tarde, volvías a impulsar un segundo proyecto en Verkami, Faraway so close. Esta, sin embargo, es una aventura mucho más personal.

Faraway so close es un viaje mucho más íntimo. También responde a una necesidad, pero esta vez la de asimilar mi reciente paternidad, y entender como ser padre te devuelve con fuerza a tu infancia, y por tanto a tu "yo-niño".

Artísticamente, también son muy diferentes: uno en color, el otro en blanco y negro; uno muy realista el otro con un tono casi onírico.

Sí. Querido vecino tiene un componente de documento social muy importante, por lo que me pedía claramente disparar en color. En cambio, el tono de Farway so close es claramente poético y simbólico, y trabajar en blanco y negro me ayudaba a tratar temas más abstractos como la memoria, los orígenes, lo físico y lo espiritual o el paso del tiempo.

¿Más allá de ser producto del mismo autor, hay algún punto de conexión entre los dos?

El elemento más claro que tienen en común ambos trabajos es el tema de la identidad, que obviamente está estrictamente ligada al autor. La verdad es que no me preocupa demasiado que mis proyectos tengan un nexo formal en común. Supongo que por el simple hecho de estar hechos por el mismo autor, esto ya sucede, en cierta medida, de manera natural. Lo que sí me interesa es que la temática tenga una coherencia. Y en ese sentido, yo llevo un montón de años trabajando siempre alrededor de los mismos temas que son la identidad y la memoria.

¿Una fotografía es la plasmación de la realidad o es la realidad filtrada a través de los ojos del fotógrafo?

¡Nada más lejos de la realidad que una fotografía! Como dijo Jean Cocteau: "El poeta es un mentiroso que siempre dice la verdad". Y esto es perfectamente aplicable al fotógrafo. Y es que la verdad no existe porque hay tantas como individuos, y cada uno tenemos la nuestra. Las decisiones que ha de tomar el fotógrafo no son muchas, y básicamente podrían resumirse en dos: dónde situar la cámara y cuándo disparar. Pero estas dos simples acciones convierten cualquier fotografía en un documento absolutamente subjetivo, y por tanto intrínsecamente apartado de "la realidad".

“Farway so close es claramente un proyecto poético y simbólico”

Me fascina la maquetación y edición de ambos libros. En un libro de fotografía el diseño es importante para acentuar la esencia del proyecto?

El diseño es crucial para realizar un buen libro de fotografía. Pero debe estar siempre al servicio de potenciar su mensaje, su contenido, sin robarle ni un ápice de protagonismo al mismo… De hecho, es uno de sus tres vértices: autor, editor y diseñador. Y permíteme que me vuelva a remitir a un pensamiento ajeno. Esta vez de John Gossage, a propósito del fotolibro: “Primero, debe contener un gran trabajo. Segundo, deber hacer que la obra funcione como un mundo conciso dentro del propio libro. Tercero, debe tener un diseño que complemente lo que se está tratando. Y finalmente, debe tratar con un contenido que mantenga un interés creciente”.

¿Por qué confiaste en Verkami?

Recuerdo la primera vez que oí hablar de Verkami. Fue leyendo un artículo en un periódico impreso. No conocía el concepto del micromecenazgo y me impactó muchísimo. Enseguida pensé que era una herramienta muy poderosa. Aproximadamente un año más tarde, empecé a tantear a varias editoriales para publicar Querido vecino, y todo fueron negativas: era un libro caro de fabricar y difícil de vender… Pero yo confiaba en mi trabajo, así que decidí probar suerte con Verkami.

¿Cómo viviste las campañas?

Yo he vivido mis dos campañas con mucha intensidad… Creo que para conectar con tu público potencial y despertarles el interés, es muy importante no solo comunicar hasta la saciedad tu proyecto en redes sociales etc. sino también ofrecer diariamente contenidos interesantes que enriquezcan al máximo tu discurso. Sin duda, la parte más dura de las campañas son las tres semanas de en medio, porque las aportaciones bajan mucho y el objetivo todavía queda lejos, así que tú no paras de romperte la cabeza para mantener activo el proyecto y difundirlo, pero no ves los resultados. Afortunadamente, en los últimos días los indecisos y los despistados (que son muchos) se animan, y ambas campañas consiguieron superar por bastante el objetivo. Para mí, lo más interesante de Verkami es que solo se acaban llevando a cabo los proyectos que alcanzan su objetivo, o sea que es la gente, la suma de mecenas, quienes deciden finalmente si aquello vale la pena llevarlo a cabo o no. Por otro lado, me encanta la relación que puedes establecer con tus mecenas. La experiencia de saber exactamente quién ha apoyado tu proyecto, y de poder contactarlos personalmente y acabar conociendo a muchos de ellos, es indescriptible y te llena de satisfacción. Y esto es algo que por los canales clásicos de producción y distribución de libros no se consigue.

Precisamente, tú que, como músico, también has vivido la creación artística desde las formas "tradicionales" de financiación, ¿qué crees que os aporta el micromecenazgo a vosotros, los creadores?

Pienso que el gran punto diferencial es la independencia. Y esto afecta a todas las fases del proceso. Por un lado eres solo tú quien controla el proceso creativo y sus tiempos, teniendo total libertad artística, pero por otro lado también has de hacerte responsable de presupuestos, plazos de entrega, promoción, distribución, etc. Si además de creativo también tienes algo de espíritu emprendedor, el micromecenaje puede ser la combinación perfecta.

¿Qué consejo darías a aquellos que quieran impulsar sus proyectos a través de Verkami?

Que preparen bien su campaña y se esfuercen por contagiar su ilusión.

Aquellos que hayan llegado tarde y no hayan colaborado en las campañas, ¿pueden comprar los libros por otras vías?

Sí, mis dos libros están disponibles en mi web http://www.alexllovet.com/, así como en las principales tiendas especializadas en fotografía del país.

“Si además de creativo también tienes algo de espíritu emprendedor, el micromecenaje puede ser la combinación perfecta”

¿Estás trabajando en algún proyecto fotográfico actualmente?

Siempre tengo algún proyecto fotográfico entre manos… Ahora mismo estoy acabando de montar la presentación de la exposición de Farway so close en la Galería Víctor Lope de Barcelona, así como un par de exposiciones colectivas para este verano (en el festival Revela-T de Vilasar de Dalt y en la bienal Olot Fotografía). También estoy trabajando en un nuevo proyecto relacionado, una vez más, con la identidad y la memoria en el marco de los bosques de Collserola, pero no te puedo explicar mucho más… Probablemente me llevará un par de años realizarlo, así que es un poco pronto para afirmar que volveré a impulsarlo a través de Verkami. Pero estoy muy satisfecho con el recibimiento y el resultado de mis dos proyectos anteriores, así que es una opción que sin duda tendré muy en cuenta.

+ Info

Campaña Verkami - Faraway So Close
Campaña Verkami - Querido vecino, EL LIBRO

Web Alex Llovet

0 comentarios en esta entrada
  • No hay comentarios
Añade un comentario
Últimas entradas